REVISTA SECCIONES COOKIETEKA STAFF  
 

COTN Nº 223 ENERO 2019

   
   
  COOKIES
ON
COOKIES
Francisco Molinero
  HABLEMOS DE BOXEO  
 





Antes de nada ¡Bienvenidos a 2019!

Este mes se estrena “Creed II: La Leyenda de Rocky”, secuela de “Creed” que a su vez es un spin-off del clásico “Rocky”, en el que el famoso boxeador conocido como el potro italiano entrena al hijo de Apollo Creed, su primer gran rival, para enfrentarse al hijo de Iván Drago, su gran rival en “Rocky IV”. Son cosas de familia.

Siempre me pregunté por qué dos hombres en un ring o cuadrilátero, dándose tortas con guantes de boxeo es una actividad que ha creado tantos mitos, tantas historias, pasiones, que ha cambiado vidas, que ha despertado todo tipo de sentimientos en el público, que ha forjado leyendas. Si no son más que dos tíos dándose tortas.

Pues no, el boxeo es mucho más que eso. Es un deporte que mueve millones y millones, y también millones, un deporte que parece remontarse al siglo XVIII, y que ha generado numerosas variantes como el savate (boxeo francés), boxeo Shaolin, kick-boxing (boxeo japonés), muay thai (boxeo tailandés), suntukan  (boxeo filipino) y otros estilos de pugilismo antiguos como el pygmachia y el pancracio. Todo esto lo pone la Wikipedia ¿eh? Yo no me invento nada.

Pero el boxeo, en el campo que a nosotros nos interesa, también ha creado multitud de historias, algunas basadas en púgiles reales y otras ficticias, pero igual de apasionantes. Hay miles de anécdotas que contar sobre el boxeo, os dejo una de ejemplo: hace cosa de 21 años, un enorme (por el tamaño) boxeador llamado Mike Tyson se enfrentaba en revancha contra Evander Holyfield, otro enorme boxeador que le había arrebatado el título de campeón de los pesos pesados, el más codiciado de todos los títulos de boxeo, y en el tercer asalto, cabreado porque Holyfield le lanzaba cabezazos a Tyson y el árbitro no los sancionaba, Tyson le pegó un mordisco a la oreja, arrancándole un trozo, y provocando que se detuviese la pelea y se suspendiera a Tyson, prohibiéndole volver a boxear durante un año y medio. Y esta es solo una de las muchas historias que el boxeo ha llevado a la primera plana de los periódicos y los noticiarios.

Hay que decir, por si alguien está interesado, que el boxeo se divide en denominaciones conocidas como peso mosca, peso gallo, peso pluma, peso ligero, peso medio, peso semipesado, peso pesado y otras intermedias, que dependen del peso de los luchadores, sea en modalidad masculina o femenina.

Y bueno, puesto que hay mucho que contar y el espacio es más reducido que el de un ring de boxeo, nos ponemos los guantes, el protector bucal y los gallumbos, esperamos a que suene el ¡ding! de la campana que da inicio al primer asalto y comenzamos con nuestro repaso al contrincante… quiero decir, con nuestro repaso a las películas de boxeo más destacadas del cine. Desconozco si hay alguna serie de ficción que haya tratado este tema, lo que sí hay son realitys de combate, destacando entre ellos “The Contender”, en el que se enfrentaban varios boxeadores amateurs por un premio en metálico y en el que estuvo involucrado nada menos que el actor Sylvester Stallone, todo un referente del género, al final del artículo os dejo los créditos de inicio del programa, porque son muy épicos y molan mucho. Y bien, pasemos ya a lo que nos interesa.


THE HORNBACKER-MURPHY FIGHT
(William K.L. Dickson, 1894)
Al principio, el cine no era narrativo, sino únicamente ilustrativo, se filmaban todo tipo de escenas de la vida diaria, del deporte, de la política, etc, para mostrarlas a través de una pantalla. En este caso, una de las primeras escenas de boxeo filmadas es este combate, con una forma de pelear bastante chapucera, todo hay que decirlo, filmado por uno de los empleados de Edison.




THE BOXING CATS
(William K.L. Dickson y William Heise, 1894)
Un minuto de gatos boxeando. Y ya.


CHARLOT, CAMPEON DE BOXEO
(Charles Chaplin, 1915)
Uno de los mayores genios creadores en los inicios del cine fue el magistral Chaplin, que creó un personaje icónico e inolvidable con su bombín y su bastón. Charlot protagonizó multitud de cortometrajes, mediometrajes y películas en todo tipo de situaciones, como esta, en la que tras ver un cartel anunciando un campeonato de boxeo, decide apuntarse y provocar todo tipo de gags cómicos en su carrera por ser el vencedor de los combates.


EL BOXEADOR
(Buster Keaton, 1926)
Otro gran cómico de aquellos años fue Buster Keaton, inolvidable en “El Maquinista de la General”, que también piso un cuadrilátero en esta historia sobre un millonario que quiere casarse con una joven, pero la familia no le quiere porque es debilucho, a pesar de tener mucho dinero, así que se hará pasar por un boxeador con el mismo nombre que el y terminará entrenándose realmente cuando se va a celebrar un combate del auténtico boxeador, y no puede despertar sospechas sobre su engaño.


EL RING
(Alfred Hitchcock, 1927)
Una de las primeras obras del maestro del suspense, aún en su etapa muda, es un drama sobre dos boxeadores enamorados de la misma mujer que terminarán enfrentándose en un gran combate por el amor de la joven.


EL CAMPEÓN
(King Vidor, 1931)
Una película que batió récords de taquilla, tanto con este film como con el remake del 79 dirigido por Franco Zefirelli. Cuenta la historia de un ex campeón de boxeo dado a la bebida que intenta volver al ring, pero los años y su adicción han hecho mella en su cuerpo. Con el apoyo de su hijo y su espíritu luchador terminará por volver a alcanzar la gloria en el cuadrilátero.




LA VÍA LÁCTEA
(Leo McCarey, 1936)
Un tímido repartidor de leche se mete en una pelea callejera y termina tumbando a un campeón de boxeo. Para evitar que se trunque la reputación del boxeador, el representante contrata al lechero para pelear y hacer fortuna en el ring. Diez años después de que el cómico Harold Lloyd interpretase esta película, otro cómico, Danny Kaye, fue protagonista de un remake.


KID GALAHAD
(Michael Curtiz, 1937)
Un mánager de boxeo ve como el botones de un hotel noquea a un boxeador que estaba molestando a la novia del mánager, así que le entrena para convertirse en boxeador profesional, mientras su novia empieza a sentir atracción por el botones, aunque éste se ha enamorado de la hermana del mánager.


EL ÍDOLO DE BARRO
(Mark Robson, 1949)
Un hombre se dirige con su hermano a California. Haciendo autostop les recoge un boxeador que les invita a ver su próximo combate. Allí, el mánager del boxeador presiente que el hombre tiene talento para el boxeo y, después de casarse con una joven, acepta la oferta del mánager y se convierte en un buen boxeador, pero muy violento, y terminará peleando para la mafia.


EL TIGRE DE CHAMBERÍ
(Pedro Luis Ramírez, 1958)
Clásico título del cine humorístico español de los 50, con actores míticos del género como José Luis Ozores, Tony Leblanc y Antonio Garisa. En un partido de fútbol, un hombre golpea al campeón del mundo de boxeo y lo deja lesionado. Este hecho provoca que todo el mundo quiera sacar partido de la fama repentina del hombre, que terminará peleando bajo el seudónimo de “El Tigre de Chamberi”, con el que tratará de enamorar a una chica por la que se siente atraído.


PISO DE LONA
(Phil Karlson, 1962)
¿Boxeo y Rock and Roll? ¿Elvis Presley y Charles Bronson? Pues sí, el rey interpreta a un boxeador que, tras ganar un importante campeonato, decide volver a su pueblo natal para trabajar como mecánico de coches, pero su representante le traicionará y pondrá su carrera en peligro. Todo ello, por supuesto, con las canciones de turno.




EL MARINO DE LOS PUÑOS DE ORO
(Rafael Gil, 1968)
Una de las obras españolas dedicadas a este deporte fue la protagonizada por el marido de Rocío Jurado, y que luego fue amante de Raquel Mosquera (esto va para los espectadores de Telecinco), interpretando a un tal Pedro Montero, que triunfa como boxeador en Italia y Brasil, y al intentar participar en el campeonato de Europa, los representantes de su rival intentarán truncar su preparación enviándole a una antigua amiga para distraerle de su entrenamiento.


URTAIN, EL REY DE LA SELVA… O ASÍ
(Manuel Summers, 1969)
Otro legendario boxeador español fue José Manuel Ibar Azpiazu, que por ese nombre no os dirá nada, pero por su seudónimo de Urtain seguro que ya os suena más. En sus tiempos fue campeón de Europa de los pesos pesados, pero por esos avatares de la vida que suele truncar muchas carreras célebres, terminó perdiendo sus negocios, una vez retirado del deporte, y acosado por las deudas acabó suicidándose, saltando desde el balcón de su casa, en un décimo piso. Esta película es una biografía sobre su vida antes de ganar el título de Campeón de Europa, en 1970, con la participación de Marisol, esto como anécdota.


CUADRILÁTERO
(Eloy de la Iglesia, 1970)
Otro boxeador famoso en España, aunque de origen cubano, fue José Legra, que en 1963 emigró de su país a España porque allí el boxeo estaba prohibido por el gobierno, y comenzó a triunfar tras nacionalizarse español, llegando a ser Campeón de Europa en la categoría de peso pluma, y siendo característico su bailoteo y juego de piernas en el ring, que despistaba a los adversarios. En esta película, un mánager de boxeo descubre que un boxeador al que promociona se ha enamorado de la amante del mánager, por lo que éste organiza un combate entre el boxeador y un amigo suyo, para resarcirse de los celos que le invaden.


ROCKY
(John G. Avildsen, 1976)
Y llegamos a LA PELÍCULA. Rocky es, sin ninguna duda, el título más emblemático del boxeo, por encima de cualquier otra, incluido “Toro Salvaje”. Ganadora de diversos premios, entre ellos tres Óscar, a la mejor película, el mejor director y el mejor montaje, lanzó a Sylvester Stallone (también guionista del film) a la fama en su personaje más icónico, tal vez más incluso que John Rambo (de quién Stallone está preparando su despedida cinematográfica, titulada “Rambo V: Last Blood”). Cuenta la historia de Rocky Balboa, un boxeador desconocido que, tras muchos esfuerzos, consigue pelear en el campeonato de los pesos pesados contra el campeón Apollo Creed. Y el resto es historia. Seis películas, unas con más acierto que otras, que forjaron una leyenda cinematográfica.


YO, EL MEJOR
(Tom Gries y Monte Hellman, 1977)
Otro mito del boxeo fue el archiconocido Cassius Clay, que con el tiempo se convirtió al islamismo y se cambió el nombre al de Muhammad Ali. La película es una biografía del boxeador protagonizada por él mismo, que cuenta cómo ganó numerosas veces el título mundial de campeón y cómo se convirtió al islamismo.




PENITENCIARÍA
(Jamaa Fanaka, 1979)
Película con dos secuelas protagonizada por León Isaac Kennedy, quién más tarde interpretaría otro de los films más aclamados del género. Cuenta cómo un autoestopista se mete en una pelea con dos ciclistas y uno de ellos acaba asesinado, por lo que el autoestopista da con sus huesos en la cárcel, donde se unirá a un equipo de boxeo para defenderse de los presos más peligrosos, esos que se unen en pandillas y te vigilan en la ducha cuando se te cae la pastilla de jabón.


TORO SALVAJE
(Martin Scorsese, 1980)
Otro título mítico, basado en una historia real, fue el protagonizado por el gran Robert de Niro en el papel de Jake la Motta, un boxeador que entrenó duramente para convertirse en el campeón de los pesos pesados, aunque su violento carácter trajo a su vida numerosos problemas dentro y fuera del ring, además de sus conflictos en su matrimonio por sus salidas con otras mujeres y por las presiones de la mafia para que amañase combates.


YO HICE A ROQUE III
(Mariano Ozores, 1980)
Una de las muchas películas que el dúo cómico formado por Andrés Pajares y Fernando Esteso interpretaron en la década de los 80, con muchos gags de humor fácil y muchas chicas luciendo carne. En este caso es la historia de un hombre que vive en casa de su amigo, gorroneándole todo lo que puede y recordándole constantemente que cuando su amigo tenía siete años, él le salvó la vida.

El hombre acude periódicamente a un gimnasio para adelgazar cuando descubre que un manager de boxeo está preparando al campeón de los pesos welter, Kid Botija, con el fin de poner su título en juego para poder acceder al Campeonato de Europa, y necesita un rival fácil de tumbar para el entrenamiento, y como nadie quiere recibir una paliza del campeón, a pesar de que el manager ofrece mucha pasta, el hombre piensa en su amigo Roque para ello y tratará de engañarlo para que se enfrente al campeón en un combate.


EN CUERPO Y ALMA
(George Bowers, 1981)
Un joven aficionado al boxeo debe dejar sus estudios y dedicarse profesionalmente al deporte por necesidad de dinero, pero cae en las manos de la mafia, que le promete fama y fortuna, teniendo que decidir entre colaborar con ellos y perder todas sus amistades o ganar combates dignamente y llegar a campeón del mundo a toda costa.


ROCKY TAN-GO IV
(Ricky Santiago, 1986)
Parodia filipina de Rocky, en la que un chico pobre que siempre defiende a sus amigos termina convirtiéndose en boxeador y enfrentándose al campeón del mundo. Como siempre en las producciones filipinas, lo más llamativo son los nombres tanto del director, Ricky Santiago, como de algunos intérpretes, Redford White, Liz Alindogan, Max Laurel, Panchito o Janice Jurado.




HOMEBOY
(Michael Seresin, 1988)
Mickey Rourke dedicó gran parte de su vida al boxeo, que le dejó bastantes secuelas, sobre todo en la cara, y en esta película interpreta a Johnny Walker (sí, como el whisky), un boxeador demasiado viejo para seguir en el ring que trabaja en un club nocturno, y ve una nueva oportunidad para subir al cuadrilátero que aprovecha, ganando la pelea. Tras el combate conocerá a dos personas, un animador de club y la propietaria de un tiovivo, de la que se enamora.


EL GRAN HOMBRE
(David Leland, 1990)
Liam Neeson interpreta a un exboxeador que después de trabajar en la mina durante varios años, se encuentra desempleado y sin dinero. Dispuesto a lo que sea por su familia, acepta un combate clandestino, sin guantes, que le propone el jefe de la mafia local, y su mujer le abandona porque eso es contrario a sus principios. Sin embargo, el boxeador seguirá adelante para ganar el dinero suficiente con el que vivir mejor y poder recuperar a su esposa.


EL GOLPE PERFECTO
(Michael Ritchie, 1992)
Un experto timador llega a una ciudad en la que los combates de boxeo son un espectáculo aclamado, en el que se realizan altísimas apuestas, y ve la oportunidad de forrarse desafiando al más rico de la ciudad, a que el boxeador que el timador proponga será capaz de ganar a diez contrincantes en menos de veinticuatro horas. El boxeador propuesto es un cuarentón retirado que aún seguirá en plena forma.


GLADIATOR
(Rowdy Herrington, 1992)
Nada que ver con la peli de romanos que protagonizó Russell Crowe. Es la historia de un joven de clase media que se traslada a la zona sur de Chicago, donde existe un mundo de peleas de boxeo no autorizadas, y en el que se introducirá como luchador.


LA GRAN ESPERANZA BLANCA
(Reginald Hudlin, 1996)
Un promotor de boxeo, de raza negra, intenta atraer a espectadores de raza blanca a sus combates de boxeo, y para ello intentará enfrentar en un combate a un amateur blanco contra su campeón negro, para que los espectadores tengan alguien del que tomar partido.




THE BOXER
(Jim Sheridan, 1997)
Un joven que participó en actividades del IRA, el grupo terrorista irlandés, sale de la cárcel tras catorce años preso para rehacer su vida, reabriendo un viejo gimnasio de su barrio, en el que entrenará a jóvenes promesas del boxeo. Al mismo tiempo reanudará su relación con una antigua novia, que ya está casada y con su marido también en la cárcel.


ROCKY MARCIANO
(Charles Winkler, 1999)
Una de las más míticas leyendas del boxeo fue el italiano Rocco Francis Marchegiano, más conocido como Rocky Marciano, el único campeón de los pesos pesados que jamás fue derrotado, con un registro de 43 knockouts, invicto en todas sus etapas, incluida la de su militancia en el ejército. La película nos muestra sus momentos clave, sobre todo sus duros entrenamientos para llegar a convertirse en lo que fue. Quizá este boxeador fue quien inspiró el nombre del mítico título que interpretó Sylvester Stallone.


HURACÁN CARTER
(Norman Jewison, 1999)
Otra leyenda real del boxeo fue la de Rubín “Huracán” Carter, quien inspiro a Bob Dylan su famosa canción “Hurricane”, basada en su historia, la de un boxeador negro que superó su difícil juventud y se convirtió en aspirante al título de campeón en la categoría de peso medio, pero fue acusado injustamente de un triple asesinato en los años 60 y fue condenado a tres cadenas perpetuas, mientras un joven que creyó en su inocencia, junto a un grupo de abogados noveles, intento hacer todo lo posible por revertir su condena para que pudiese volver a ser libre.


GIRLFIGHT
(Karyn Kusama, 2000)
Una de las pocas películas dedicadas al boxeo femenino fue este drama sobre una joven de 18 años que vive en un barrio de esos donde siempre hay alguien gritando y la delincuencia es más habitual que ir a comprar el pan. La chica es malhumorada y se mete en muchos líos, así que terminará llegando a conocer el mundo del boxeo, un buen lugar donde descargar su rabia y su frustración, convenciendo al entrenador de su hermano para que la convierta en la mejor del ring.




ALI
(Michael Mann, 2001)
Otra película basada en la historia del célebre Muhammad Ali (el boxeador antes conocido como Cassius Clay), que protagonizó Will Smith, y por la que fue nominado al Óscar como el boxeador que cambió la vida de muchos americanos, convirtiéndose en un personaje icónico del país. Una biografía sobre su vida desde sus inicios hasta un mítico combate que le enfrentó a George Foreman (sí, el mismo al que Mike Tyson le pegó un bocao a la oreja) en 1974.


INVICTO
(Walter Hill, 2002)
Un campeón mundial de boxeo acaba en la cárcel acusado de violación, aunque él asegura ser inocente. Allí descubrirá que hay otro campeón de boxeo, en un torneo que se celebra dentro de la prisión, y no tardará en llegar el momento en que los dos campeones se enfrenten por ver cuál es el mejor, tanto dentro como fuera de las rejas.


CONTRA LAS CUERDAS
(Charles S. Dutton, 2004)
Se inspira en la vida de Jackie Allen, la promotora de boxeo más famosa de Estados Unidos, en un deporte dominado por hombres en el que consiguió salir adelante y ocupar su hueco.


THE CALCIUM KID
(Alex De Rakoff, 2004)
Sin llegar a ser un remake de la película que protagonizó Danny Kaye, la historia es muy similar, un lechero deja fuera de combate, por accidente, al aspirante al campeonato del mundo de boxeo, por lo que de pronto se ve convertido en primera plana de la prensa y no sabrá muy bien cómo gestionar esta situación.


MILLION DOLLAR BABY
(Clint Eastwood, 2004)
Otra película sobre boxeo femenino ganadora de cuatro Oscar a la mejor película, director, actriz y actor secundario. Hilary Swank interpreta a Maggie, una joven que quiere boxear y que alguien crea en su potencial y su fuerza de voluntad, encontrándose con Frankie, un exboxeador que regenta un gimnasio y que se ve demasiado mayor para seguir entrenando, pero al final, la tenacidad de Maggie le convencerá y le preparará para combatir en el ring.


CINDERELLA MAN: EL HOMBRE QUE NO SE DEJÓ TUMBAR
(Ron Howard, 2005)
Russell Crowe protagoniza la vida real de James J. Braddock, que durante la Gran Depresión decide volver al cuadrilátero, que había abandonado, con la intención de ganar lo suficiente para poder mantener a su familia, y aunque no tenía talento, su coraje y dignidad le valieron el apodo de “Cinderella Man”, por ganar combates en los que no era favorito, hasta llegar a convertirse en campeón del mundo.




ROCKY BALBOA
(Sylvester Stallone, 2006)
Película que supuso la despedida de un mito, el inolvidable Rocky Balboa, ya retirado del ring dedicado a contar historias a los clientes del bar que regenta, hasta que verá la oportunidad de un último combate contra el campeón Mason Dixon, y una manera de perpetuar la leyenda. A destacar los créditos finales mientras vemos a numerosas personas emular la escena del boxeador subiendo las escaleras del Museo de Arte en Filadelfia, imitando sus gestos.


EL ÚLTIMO ASALTO
(Rod Lurie, 2007)
Un boxeador ha acabado convirtiéndose en un indigente, y un periodista deportivo que busca una noticia que lo catapulte a la fama, encuentra en él la historia que estaba buscando.


FIGHTING, PUÑOS DE ASFALTO
(Dito Montiel, 2009)
Un hombre sin nada llega a Nueva York y sobrevive vendiendo objetos falsificados por la calle, como un mantero cualquiera. Un timador profesional encuentra en él potencial para el boxeo y le introduce en el círculo del boxeo sin guantes, donde las peleas son las más duras, y allí acabará convirtiéndose en una estrella, Pero cuando el hombre quiera salir de ese corrupto mundo, se encontrará con demasiadas dificultades.


THE FIGHTER
(David O. Russell, 2010)
Otra historia real, esta vez sobre la vida de Dicky Edlund, un boxeador con talento, pero muy conflictivo que consiguió tumbar en una ocasión al campeón Sugar Ray Leonard, pero acabó, como muchos de los boxeadores, empapándose de drogas y delincuencia. Para redimirse entrenará a su hermano pequeño, otra promesa del deporte que, a pesar de sus potentes ganchos, siempre termina derrotado.


ACERO PURO
(Shawn Levy, 2011)
Aquí vamos un paso más allá y nos lanzamos a un futuro en el que el deporte de boxeo entre humanos ha desaparecido y lo que se lleva son combates entre robots. Un antiguo boxeador que está pasando una mala racha encontrará, junto a su hijo, un robot en un desguace que arreglarán y prepararán para los combates, pues descubren que está diseñado para el boxeo. Aunque la llegada a la cima le habrá de enfrentar con los robots más peligrosos del circuito.




DA BRICK
(Spike Lee, 2011)
Episodio piloto de una serie que no acabó rodándose, sobre la infancia del popular Mike Tyson y su vida en una América marcada por el racismo. Serie que iba a protagonizar John Boyega (“Star Wars: El Despertar de la Fuerza”)


LA GRAN REVANCHA
(Peter Segal, 2013)
Cómico homenaje a dos grandes títulos del boxeo como fueron “Rocky” y “Toro Salvaje” reuniendo a sus protagonistas, Sylvester Stallone y Robert De Niro como dos boxeadores rivales que mantuvieron sus combates en la juventud y que, tras volver a encontrarse, decidirán enfrentarse en un último combate.


Para terminar, no podía dejar pasar esta sección sin poner la mítica escena de “Rocky” entrenando y subiendo las escaleras del Museo del Arte en Filadelfia, con el también mítico tema de su banda sonora. Disfrutadlo:




Y los créditos prometidos del reality de boxeo “The Contender”.




El mes que viene, si nada lo impide, hablaremos de asesinos en serie.




EL MONSTRUO DE LAS COOKIES
COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero



 

 

<<INICIO

  SIGUIENTE>>

SECCIONES

   
COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero
PASE DE PRENSA
Maruja Bergman
RATED R
Diego Sánchez
BEHR
Nina Voorhees
LA SENDA
Julio González

 
SÍGUENOS EN FACEBOOK

 

  
COOKIES ON THE NET
WWW.COOKIESONTHE.NET ES UNA REVISTA DE CINE DE ACCIÓN, TERROR Y CIENCIA FICCIÓN.
QUEDA PROHIBIDA LA REDIFUSIÓN TOTAL O PARCIAL DE SUS CONTENIDOS SIN PREVIO Y EXPRESO CONSENTIMIENTO
.
ESTE SITE TIENE ©1996 - 2019 ©FRANK PALACIOS 1996 - 2019