REVISTA SECCIONES COOKIETEKA STAFF  
 

 

   
  COTN Nº 224 FEBRERO 2019  
  COOKIES
ON
COOKIES
Francisco Molinero
 
 

HABLEMOS DE ASESINOS EN SERIE


La condición humana es muy compleja. Dentro de cada uno de nosotros no solamente hay una persona con una mente y un cuerpo. Existen muchas otras, que tienen la misma apariencia, porque comparten ese mismo cuerpo, pero se comportan de forma muy distinta. Cuántas veces habremos visto en televisión la noticia de alguien que mató a alguien, y los vecinos del primer “alguien” comentan: “era una persona muy amable, me saludaba todos los días” o “¿quién lo iba a imaginar?”. Pues sí, amigos cookieros, los asesinos más perversos muchas veces tienen la apariencia más inesperada. Otras veces no, hemos visto casos recientes en el telediario, en el que el rostro ya anuncia lo que hay dentro, pero en diversas épocas de la historia ha habido buenos hombres y mujeres muy apreciados por la sociedad, hasta que alguien hurgaba en su sótano o excavaba en su jardín trasero y se encontraba cosas poco agradables de ver. Cosas humanas ensangrentadas.

El mes pasado se estrenó la última película de Lars von Trier, La Casa de Jack, en la que Matt Dillon interpreta a un asesino en serie que durante 12 años va evolucionando en su labor de rajar y acuchillar, y este mes se estrena “Verano del 84”, producción canadiense en la que tres chavales investigan si un vecino del barrio podría ser el asesino en serie del que hablan las noticias. Por tanto, llenaremos esta sección de esas personas tan majas que van cargándose gente y dejando pistas a la policía, para ver si los pillan.

Según la Wikipedia, un asesino en serie es el que mata a tres o más personas en un período de 30 días, dejando un espacio de tiempo entre un asesinato y otro y con la gratificación psicológica como motivación, es decir, que le mola matar. Creo que no siempre es así, pero la historia del mundo está llena de este tipo de criminales. Creo que el primer asesino del mundo fue Caín, aunque no lo tengo tan claro, eso es lo que dice la Biblia, y no sé cuán fiable puede ser ese libro. Pero el primer asesino en serie, es decir, que matase a varias personas usando un método similar se considera que vivió en España, a principios del siglo XIX, en la aldea gallega de Allariz. Se llamaba Manuel Blanco Romasanta y, según los mitos y leyendas, mató a varias personas y se le considera el artífice de la leyenda del hombre lobo. Puede que algún día hablemos de hombres-lobo en esta sección.

En cuanto a las estadísticas, el país donde más asesinatos en serie ha habido es, y diría obviamente, Estados Unidos, con casi un 97%. Y también es allí donde más películas sobre asesinos en serie se han realizado, y yendo al ámbito que nos ocupa, de una enorme cantidad he seleccionado las que componen esta lista, omitiendo en ella las películas basadas en las novelas de Sir Arthur Conan Doyle que protagonizó el detective Sherlock Holmes (puede que algún día hablemos de Conan Doyle en esta sección) las de Agatha Christie y las del género italiano del “giallo” que ya comentamos hace un par de meses.

Comenzando como siempre por las series de televisión, podríamos aludir a cualquiera de las procedimentales tipo “CSI”, “Bones”, “Mentes Criminales”, “True Detective”, “Mindhunter”, y las que se han centrado más en el tema como “Dexter”, “Hannibal”, basada en el Hannibal Lecter de “El Silencio de los Corderos”, la segunda temporada de “American Horror Story”, titulada “Asylum”, o “Bates Motel”, basada en la infancia de Norman Bates, el asesino de la película “Psicosis” que comentamos más abajo.

Y pasemos ya al listado propio de la gran pantalla. Sacad y afilad los cuchillos que nos vamos de destripe.


LOS CRÍMENES DE DIOGO ALVES
(Joao Freire Correia y Lino Ferreira, 1909)
Este corto de 19 minutos es la segunda de dos historias contadas en cine sobre un asesino real, Diogo Alves, un español que vivió en Lisboa y que cometió varios crímenes, instigado por su compañera Parreirinha.


EL ENEMIGO DE LAS RUBIAS
(Alfred Hitchcock, 1927)
Una de las primeras obras del maestro Hitchcock ya incidió en el tema de los asesinos, contando como uno de ellos, conocido como “El Vengador”, se dedica a matar jóvenes rubias en Londres. Al mismo tiempo, un nuevo inquilino con peculiares hábitos llega a la casa de la familia Bounting y alquila una habitación. La hija de la familia empezará a sentirse atraída por él, y el hombre con el que ella está comprometida, un policía, comenzará a sospechar del individuo.




M. EL VAMPIRO DE DUSSELDORF
(Fritz Lang, 1931)
Un clásico del expresionismo alemán del creador de maravillas como “El Testamento del Doctor Mabuse” o “Metrópolis”, que se inspira parcialmente en la historia real de Peter Kürten, un asesino en serie alemán que fue conocido precisamente como “El Vampiro de Dusseldorf”. En la película, la policía busca a un asesino de niñas y haciendo redadas entre los hampones, quienes hartos por estas redadas decidirán buscar también al asesino por su cuenta.


ARSÉNICO POR COMPASIÓN
(Frank Capra, 1944)
Una clásica comedia negra con Cary Grant al frente del reparto, interpretando a un crítico teatral que visita a sus tías ancianas antes de irse de luna de miel, para descubrir que sus tías tienen la manía de aliviar el sufrimiento a la gente mayor de una manera un tanto radical.


MONSIEUR VERDOUX
(Charles Chaplin, 1947)
¿Charles Chaplin y asesinatos en serie? Pues sí. El famoso cómico interpreta a un personaje real, Henri Verdoux, un cazafortunas, casado y padre de un hijo, pero con una doble vida en la que cambiando su identidad, seducía a viudas ricas para casarse con ellas, matarlas y quedarse con su pasta.




EL COMISARIO MAIGRET
(Jean Delannoy, 1958)
Un famoso detective nacido de las novelas de George Simenon (algo así como el Hércules Poirot de Agatha Christie o el Sherlock Holmes de Conan Doyle), de origen francés, se enfrentará a un psicópata que asesina mujeres como quien hace churros, usando métodos que consisten en duros interrogatorios y una investigación muy meticulosa.


EL CEBO
(Ladislao Vajda, 1958)
Un clásico del género, en el que una niña aparece asesinada en un bosque de Suiza. Las sospechas se dirigen a un viejo vendedor ambulante que encontró el cadáver, pero un comisario ya jubilado será el único que tenga dudas sobre el caso e investigará por su cuenta.


EL DESTRIPADOR DE LONDRES
(Robert S. Baker y Monty Berman, 1959)
Tal vez el asesino en serie más famoso de la historia haya sido Jack el Destripador, que asesinó a varias prostitutas en el Londres del siglo XIX y al parecer jamás se descubrió su identidad. En esta película, un detective de Nueva York acudirá a la ciudad para ayudar a un amigo, inspector de Scotland Yard, al tiempo que se enamorará de una mujer que conoce allí.




EL FOTÓGRAFO DEL PANICO
(Michael Powell, 1960)
Otro clásico convertido en film de culto, sobre la historia de un fotógrafo aficionado a matar gente, que se dedica a hacerles fotografías mientras la palman, porque el chaval está traumatizado desde la infancia por su padre, y por ello necesita registrar el terror de sus víctimas en fotos.


PSICOSIS
(Alfred Hitchcock, 1960)
El clásico por antonomasia de los asesinos en serie está basado en la novela escrita por Robert Bloch que se inspiraba vagamente en los crímenes cometidos por Ed Gein, un profanador de tumbas estadounidense. Nos cuenta como un joven llamado Norman Bates regenta un motel de carretera desde que falleció su madre. Al motel llega Marion Crane, una secretaria que acaba de huir tras cometer un robo en su empresa, y decide pasar allí la noche. Lo que no sabe es que en ese lugar las paredes tienen ojos y las duchas no son muy seguras.


2000 MANIACOS
(Herschell Gondon Lewis, 1964)
En un desvío de una carretera estatal de estas que hay perdidas en la Norteamérica más oscura, dos coches llegan a un pueblo llamado Pleasant Valley, donde todos son muy amables y les tratan estupendamente. Pero lo que no saben, es que, a falta de uno, allí son todos una panda de psychokillers.


LA RESIDENCIA
(Narciso Ibáñez Serrador, 1970)
El Alfred Hitchcok español, Chicho Ibáñez, responsable de la serie “Historias para no Dormir”, que aterrorizó a muchos cuando la televisión aún estaba en pañales en este país, dirigió la historia de esta residencia para jovencitas donde los métodos de la dueña son muy estrictos, y donde también vive el hijo, que se dedica a espiarlas. Y pronto empezarán a morir chicas.




EL ASESINO DEL ZODIACO
(Tom Hanson, 1971)
Otra historia real fue la del asesino que, entre 1968 y 69 asesinó a 7 personas, aunque él aseguraba, en sus cartas a la policía, que habían sido más de 35. Hoy en día, parece que aún se desconoce la identidad de aquel psicópata.


LA MATANZA DE TEXAS
(Tobe Hooper, 1974)
Una película que marcó el género de terror por su estética tan realista, sucia y cutre, llegando a realizarse varias secuelas y remakes, pero ésta y la secuela son las más angustiosas. Cuenta cómo un grupo de jóvenes viajan por Texas para buscar la tumba del abuelo de uno de ellos, tras parar en una gasolinera llegarán a una apartada granja donde habita una familia de psicópatas que les invitarán a merendar. Y los chavales serán la merienda. Nacimiento de un mito como fue Leatherface, el gigantesco individuo con sierra eléctrica que comparte el Olimpo de los psychokillers con otros que iréis conociendo más adelante.


MANSON, RETRATO DE UN ASESINO
(Tom Gries, 1976)
También conocida como “Helter Skelter” por una canción de los Beatles, es la historia real de Charles Manson, un asesino que, junto a un grupo de seguidores, cometió varios crímenes a finales de los 60, entre ellos el de la por entonces mujer del director Román Polanski, Sharon Tate. La película se centra en los asesinatos y el juicio posterior del psicópata, que falleció en noviembre de 2017.


LA NOCHE DE HALLOWEEN
(John Carpenter, 1978)
Otro mito del terror es Michael Myers, personaje creado por John Carpenter, un asesino que, ya con seis añitos, mató a su familia con un cuchillo de cocina. Fue internado en un psiquiátrico y quince años después, en la víspera de Halloween, huye del recinto para acabar su tarea matando a su hermana, la única que quedó con vida, y llevándose de paso a todos los que se encuentre por el camino. Hay varias secuelas del film, la mayoría protagonizados por la actriz Jamie Lee Curtis, que encarna a la hermana de Michael.


LOS PASAJEROS DEL TIEMPO
(Nicholas Meyer, 1979)
Fusión de ciencia ficción y terror juntando dos personajes tan dispares como Jack el Destripador y el escritor H.G. Wells. Jack huye desde el año 1893 al futuro (1979) con una máquina del tiempo inventada por Wells, para esquivar a la policía y seguir cometiendo asesinatos, mientras que Wells le sigue para tratar de atraparlo.




A LA CAZA
(William Friedkin, 1980)
Del director de “El Exorcista” y “French Connection”, llega la historia de un policía (Al Pacino) que debe infiltrarse en los ambientes gays más oscuros de Nueva York para atrapar a un asesino de homosexuales.


VIERNES 13
(Sean S. Cunningham, 1980)
El tercero de los grandes psicópatas del cine es Jason Vorhees, un niño que, supuestamente, murió ahogado en un lago por un descuido de los cuidadores del campamento Crystal Lake donde se encontraba. Desde ese día, todos los que han pasado por ese campamento son asesinados por alguien misterioso. Una de las películas de terror con más secuelas, incluyendo algún que otro crossover en el que se enfrenta al cuarto gran asesino en serie del cine, Freddy Krueger.


13 ASESINATOS Y MEDIO
(Mickey Rose y Michael Ritchie, 1981)
Una de las primeras parodias del cine de terror fue esta comedia que se ríe de los tópicos del género, contando la historia de un asesino que mata a los jóvenes de un instituto cuando les ve practicando relaciones sexuales, y al que le gusta llamar por teléfono y hablar a través de un pollo de goma, para distorsionar la voz.


EN LA CUERDA FLOJA
(Richard Tuggle, 1984)
Thriller psicológico protagonizado por Clint Eastwood en el papel de un detective que persigue a un asesino en serie, aunque la búsqueda se complicará cuando descubre que la personalidad y el comportamiento del asesino se parecen mucho a los suyos propios, y que algunas de las mujeres asesinadas son conocidas.




PESADILLA EN ELM STREET
(Wes Craven, 1984)
Junto a Leatherface, Michael Myers y Jason Vorhees, el cuarto mito del terror es Freddy Krueger, un conserje de instituto que tenía el hobby de matar niños, hasta que un grupo de padres le prendieron fuego y murió quemado. Años después, el asesino comienza a aparecerse en los sueños de los jóvenes para matarlos. Si te duermes, Freddy vendrá y te matará, y si te mueres en el sueño, mueres de verdad. Esa es la teoría que plantea este film con numerosas secuelas, incluido un crossover que antes comenté y en el que se enfrenta a Jason, el asesino de la franquicia “Viernes 13”.


HENRY: RETRATO DE UN ASESINO
(John McNaughton, 1986)
La película sigue las andanzas de Henry Lee Lucas, un asesino que mató a su madre y, tras salir de la cárcel, se va cargando a personas al azar, y contrariamente a lo que hacen otros criminales, va cambiando el método para intentar que no le pillen.


CARRETERA AL INFIERNO
(Robert Harmon, 1986)
Un joven que viaja en su automóvil recoge a un autoestopista que resulta ser un asesino en serie que mata a todos los que le recogen con su coche. El joven consigue librarse de él, pero en ese momento comenzará una persecución en la que el asesino seguirá matando y dejando pistas que convertirán al joven en culpable de los crímenes.


EL PADRASTRO
(Joseph Ruben, 1987)
Terry O’Quinn, el carismático Locke de “Perdidos”, interpreta a Jerry Blake, un hombre que busca la familia perfecta y enamora a mujeres separadas o divorciadas con hijos para convertirse en el padre y marido perfecto. Pero cuando su familia le falla, se los carga y se busca otra familia. Muy bonito.


MUÑECO DIABÓLICO
(Tom Holland, 1988)
Para variar, esta vez el asesino no es humano. Bueno, sí lo es, al principio. Resulta que la policía persigue a un psicópata que sabe de artes mágicas y consigue meter su alma en un muñeco llamado Chucky, con el fin de que algún niño o niña se lo compre y después meter su alma en el cuerpo del infante y volver a vivir una vida de matar y destripar. Y así es, cuando un niño se compra el muñeco, Chucky empezará a cargarse a todos los que pille, con el fin de poder entrar en el niño, pero será más difícil de lo que parece, y la prueba es que Chucky se ha convertido en otro mito del terror con varias secuelas en su haber.




LA LISTA NEGRA
(Buddy Van Horn, 1988)
Uno de los personajes que interpretó Clint Eastwood en el cine fue el duro policía Harry Callahan, ese de la mítica frase “alégrame el día”, en cinco películas, la última de las cuales nos lo muestra tras el rastro de una lista negra, en la que figuran ocho personas que van siendo asesinadas mientras investiga. Y él es una de las personas que están en esa lista.


EL SILENCIO DE LOS CORDEROS
(Jonathan Demme, 1991)
Multipremiada película y film de culto en la que Jodie Foster interpreta a Clarice Starling, una agente del FBI a la búsqueda de un asesino llamado “Buffalo Bill”, que se dedica a capturar chicas para matarlas y arrancarles la piel. Para facilitarle la caza del criminal, Starling contará con la ayuda de un psicópata que lleva varios años encerrado, nada menos que el doctor Hannibal Lécter, un asesino caníbal, que también figura en la lista de grandes mitos del terror, y que le ayudará a determinar los patrones de conducta de “Buffalo Bill” con el fin de encontrarlo y encerrarlo.


AGÁRRAME ESOS FANTASMAS (Peter Jackson, 1996)

Una de las películas de Jackson que más me gustaron es esta historia de terror y comedia con Michael J. Fox interpretando a un hombre que puede ver fantasmas y se hace colega de dos de ellos para estafar a personas simulando poltergeist en sus casas. Pero su vida se complicará cuando el fantasma de un psychokiller aparecerá matando gente tal y como el asesino lo hacía en vida, para superar el récord de todos los asesinos de la historia.


ASESINOS NATOS
(Oliver Stone, 1994)
Uno de los films más psicodélicos del director de “Platoon”, en el que nos muestra la trayectoria de una pareja de asesinos que terminan convirtiéndose en estrellas de la televisión mientras ellos siguen cargándose gente allí por donde pasan.




SEVEN
(David Fincher, 1995)
Film de culto que dio paso a numerosas copias y con una estética muy similar, donde las víctimas aparecen en lugares malsanos llenos de suciedad y presentando un aspecto horroroso. Un psicópata está matando gente en base a los siete pecados capitales, y un joven detective junto a un veterano a punto de jubilarse serán los encargados del caso, llegando a implicarse de forma muy personal.


COPYCAT
(Jon Amiel, 1995)
Una psicóloga experta en asesinos y que casi se convierte en víctima de uno, vive encerrada en su apartamento con miedo a salir al exterior, pero deberá hacerlo cuando se le encarga encontrar a otro asesino que se dedica a copiar las formas de asesinar de psicópatas famosos, incluso la del asesino que casi la manda al otro barrio.


SCREAM, VIGILA QUIÉN LLAMA
(Wes Craven, 1996)
Nuevo éxito de Craven que fue flojeando en las secuelas. Nos muestra otro asesino en serie que añadir a la lista de los mitos, que lleva túnica y una máscara fantasmagórica y, antes de cargarse a alguien le llama preguntándole cuál es su película favorita de terror.


EL COLECCIONISTA DE HUESOS
(Phillip Noyce, 1999)
Después de que un detective se quede tetrapléjico durante una investigación, deberá reclutar a una agente novata para encontrar a un asesino que va dejando pistas a la policía sobre sus asesinatos, y que el detective deberá descifrar desde su cuerpo inmóvil en una cama.




CHERRY FALLS
(Geoffrey Wright, 2000)
En una pequeña ciudad llamada Cherry Falls se descubren varios cadáveres, revelando que el modus operandi del asesino es que todas sus víctimas son vírgenes. De modo que los jóvenes de la ciudad solo tendrán una opción para evitar convertirse en el siguiente objetivo: montar una orgía para perder su virginidad.


FREQUENCY
(Gregory Hoblit, 2000)
Un policía descubre que puede comunicarse con su padre, un bombero que falleció 30 años atrás, a través del tiempo, gracias a una vieja emisora de radio y aprovechando una extraña aurora polar que ha aparecido en el cielo de EE.UU. Ello le permitirá evitar que muera en un accidente, pero el resultado de ello provocará una cadena de acontecimientos por la cual un asesino en serie, que había fallecido también ese día, cometerá muchos más asesinatos de los que había cometido hasta entonces.




AMERICAN PSYCHO
(Mary Harron, 2000)
Basada en un best-seller de Bret Easton Ellis, cuenta como en el mundo de las marcas y los yuppies ejecutivos, un individuo que trata de ser el mejor en su campo termina convirtiéndose en un asesino en serie.


ED GEIN
(Chuck Parello, 2000)
A finales de los años 50, en un pueblecito de Wisconsin, Edward Theodore Gein asesinó a varias personas, arrancando parte de sus cabezas para hacerse con ellas tazones, ceniceros y platos, y con su piel pantallas de lámparas y asientos, además de otros objetos realizados con diversas partes humanas. También profanó varias tumbas para descuartizar los cadáveres y hacerse más artilugios para la casa que nunca verás en un Teletienda. La historia de este psicópata sirvió vagamente de inspiración para las películas “Psicosis”, “La Matanza de Texas” y “El Silencio de los Corderos”.


TED BUNDY
(Matthew Bright, 2002)
Otro asesino real en la historia de los EE.UU. (y los que quedan) fue Ted Bundy, un atractivo joven con una oscura y retorcida mente que le llevó a matar a más de 35 mujeres en los años 70. Era inteligente y carismático, pero adicto al sexo necrófilo, la decapitación, el desmembramiento y más cosas igual de apropiadas en un musical de Disney.


GACY, EL PAYASO ASESINO
(Clive Saunders, 2003)
Y seguimos con asesinos reales norteamericanos. Esta vez es John Wayne Gacy, ciudadano modelo, padre de familia, empresario y payaso en eventos infantiles que, como hobby, mató a más de 30 jóvenes que enterraba debajo de su casa. La investigación desveló lo que puede llegar a ocultar un individuo aparentemente normal con una vida también aparentemente normal.


LA CASA DE LOS 1000 CADÁVERES
(Rob Zombie, 2003)
Siguiendo la estela del clásico “La Matanza de Texas”, Rob Zombie despuntó con su opera prima en la que dos parejas de jóvenes llegan a una casa donde vive una familia de psicópatas que tienen un museo muy particular, lleno de cadáveres, esqueletos y obras de arte hechas con cuerpos de gente muerta, entre ellos, el de uno de sus amigos.




CAZADORES DE MENTES
(Renny Harlin, 2004)
A pesar de los malos resultados en taquilla, es un potente film de suspense del director de “Máximo Riesgo” y “Deep Blue Sea”, sobre un grupo de agentes del FBI que, como prueba final en un entrenamiento para encontrar asesinos en serie, deberán resolver un asesinato ficticio en una isla remota, pero sucede que uno de ellos es un asesino en serie real, y los irá matando con métodos sofisticados. Y claro, como nadie sabe quién es quién, todos sospecharán de todos.


MANUAL DEL SERIAL KILLER PARA PRINCIPIANTES
(Trace Slobotkin, 2004)
Un joven de instituto tiene el sueño de convertirse en el mayor asesino en serie de la historia (otros quieren ser médicos, abogados, cocineros, cantantes) y como no hay ningún “Master Psychokiller” en televisión, llega a un acuerdo con una compañera de clase: ella le ayudará a convertirse en asesino, porque él se ve incapaz de matar ni una mosca, y ella se convertirá en su primera víctima.


SWEENEY TODD, EL BARBERO DIABÓLICO DE LA CALLE FLEET
(Tim Burton, 2007)
Adaptación de un musical de Broadway basado a su vez en una terrible historia real. Sweeney Todd es un barbero que, tras ser traicionado y encarcelado injustamente, regresa con afán de venganza, degollando a todos aquellos que le putearon y cediendo los cadáveres a una amiga, que hace empanadas con su carne y los vende en su taberna. En la vida real fueron dos hombres, Bernabé Cabard y Pedro Miquelón, los responsables de esos asesinatos. Y sí, hacían empanada con la carne de las víctimas. Y pastelitos. Y embutidos.


31
(Rob Zombie, 2016)
Intento fallido, en mi opinión, de crear una nueva franquicia por parte de Zombie. Varias personas son secuestradas y encerradas en un lugar llamado Murder World, donde les hacen participar en un juego llamado 31, que consiste en sobrevivir 12 horas allí dentro mientras un grupo de asesinos en serie disfrazados de payasos les perseguirá para matarles y para divertir a los organizadores del show.





Y hasta aquí la sección de febrero. Limpiad los cuchillos, apagad la sierra eléctrica, guardad el hacha en el sótano y cerrad bien la puerta de la sala de tortura, para que nadie pueda entrar, especialmente la policía. Ah, y por supuesto, id haciendo hueco en vuestro jardín trasero para las siguientes víctimas. Pero por si queréis saber más cosas sobre asesinos en serie, consultad este enlace.

El mes que viene, si nada lo impide, hablaremos del Woman Power.




EL MONSTRUO DE LAS COOKIES
COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero



 

 

<<INICIO

  SIGUIENTE>>

SECCIONES

   
Cookies On Cookies COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero
Pase de Prensa PASE DE PRENSA
Maruja Bergman
Rated R RATED R
Diego Sánchez
BEHR BEHR
Nina Voorhees
La Senda LA SENDA
Julio González

 
COTN en Facebook SÍGUENOS EN
FACEBOOK

 

  
COOKIES ON THE NET
WWW.COOKIESONTHE.NET ES UNA REVISTA DE CINE DE ACCIÓN, TERROR Y CIENCIA FICCIÓN.
QUEDA PROHIBIDA LA REDIFUSIÓN TOTAL O PARCIAL DE SUS CONTENIDOS SIN PREVIO Y EXPRESO CONSENTIMIENTO
.
ESTE SITE TIENE ©1996 - 2019 ©FRANK PALACIOS 1996 - 2019