REVISTA SECCIONES COOKIETEKA STAFF  
 

 

   
COTN Nº253 OCTUBRE 2021  
  COOKIES
ON
COOKIES
Francisco Molinero
 


HABLEMOS DE JAMES BOND


Este mes se estrena “Sin tiempo para morir”, la última entrega del famoso espía James Bond, de nuevo con Daniel Craig en el papel del agente secreto 007, que esta vez se encuentra de vacaciones en Jamaica y es requerido por un amigo de la CIA para rescatar a un científico secuestrado.

Y por eso, en esta sección tan amante de desgranar un tema cinematográfico en todas (o casi) sus vertientes, nos toca hablar de él, de James Bond. Ya hicimos nuestra correspondiente recopilación de películas sobre espías en esta sección, pero ahora nos centraremos en el icono más representativo de ese cine. El agente 007, creado por el escritor, periodista y (también) oficial de inteligencia británico, que parece haber basado las aventuras del personaje en su propia vida, pues hasta su propio nombre suena a película de acción: Ian Fleming. En realidad, Ian Lancaster Fleming, que con doce novelas y numerosos relatos breves basados en las hazañas de Bond, llegó a vender más de sesenta millones de ejemplares, convirtiendo a su creación en el hombre de acción más popular de la historia de la literatura y también de la cinematografía. De hecho, se considera la franquicia de James Bond una de las más populares y rentables en la historia del cine, junto a las de “Star Wars” y “Harry Potter” más otras con menos películas, de las que ya hablamos hace tiempo en esta sección cuando la dedicamos a las sagas de cine.

Como anécdota, Fleming, aparte de las novelas de Bond, también escribió dos obras de no ficción y una historia infantil llamada “Chitty Chitty Bang Bang”, sobre un coche volador, también adaptada al cine.

Volvamos a 007. Por cierto, el número 007 proviene, según alguna de las muchas teorías respecto a su origen, del probablemente primer espía inglés, que se encontraba al servicio de la reina Isabel I, llamado John Dee, que utilizaba el número 007 como un código en sus mensajes, los dos ceros representando dos ojos que todo lo ven, y el número 7 como la suerte que necesitaba para cumplir sus misiones con éxito.

A lo que iba. Son varias cosas las que caracterizan a James Bond: por un lado, su arte de seducir a las mujeres, ya que en cada película hace edredoning con, al menos, un par de ellas, que a veces son simples amantes y otras, mujeres de acción que participan en sus misiones, ya sea como aliadas o enemigas; su habilidad para la lucha, lo que le permite derrotar a todo tipo de villanos y secuaces; sus viajes por los escenarios más exóticos y peligrosos donde mostrar buenas escenas de acción y, sobre todo, sus gadgets, desde mecheros láser, relojes bomba y bolígrafos que disparan dardos, hasta vehículos aéreos, submarinos o terrestres, especialmente coches deportivos de alta gama, como Chevrolet, Bentley y Aston Martin, que ha lucido en la mayor parte de sus películas, todos ellos siempre cargados de armamento oculto y trampas para despistar o aniquilar a sus perseguidores.

Ah, y su inevitable frase de presentación: “Mi nombre es Bond, James Bond”, al igual que esa simbólica entrada de película con el agente enfocado por el cañón de una pistola al que 007 dispara llenando la pantalla con sangre, mítica intro junto a la también mítica sintonía creada por Monty Norman, que aquí os dejo.





Luego están los villanos, que también tienen sus cosas, y tres personajes clave que se hacen llamar “M”, “Q” y Moneypenny, pero de esos ya iremos hablando en la descripción de las películas.

Y en lo que respecta a esta sección, hay un tronco principal de películas con James Bond como protagonista y luego existen películas o documentales satélites, como periféricos de un ordenador, que están unidos a la saga principal y cuentan temas afines o parodian al personaje. Existen también otras parodias que no aluden directamente a Bond, sino que se inventan personajes similares, como Johnny English, Austin Powers, Leslie Nielsen en “Espía como Puedas”, Jude Law en “Espías”, el inspector Gadget, Jackie Chan en “El Esmoquin”, el Superagente 86, Hugh Jackman en “Van Helsing” con hombres lobo, vampiros y Frankenstein incluidos, y hasta nuestro agente español, más gamberro, Santiago Segura en las cinco películas de “Torrente”.

Aparte de las películas también existió una serie televisiva de animación titulada “James Bond Jr.” que contaba las aventuras de una versión adolescente del espía, y una miniserie que comento más abajo.

Y con todo esto, vamos a entrar en el mundo de Bond, un personaje que ha pasado ya por numerosos rostros, como un Doctor Who del espionaje, y vivido aventuras en prácticamente todos los países del mundo. Si, en España también. Cogemos nuestro traje de etiqueta, nuestros gadgets y nuestro propio vehículo de lujo (aunque sea un Ford Fiesta) y arrancamos hacia la acción.



AGENTE 007 CONTRA EL DR. NO (Terence Young, 1962)
El primer rostro, y el más aclamado, que lució James Bond en el cine, fue el de Sean Connery, fallecido el pasado mes de octubre, y por siempre considerado como el mejor Bond, que en su primera misión viaja a Jamaica (mira, como en la nueva) para investigar el asesinato de un agente británico y su secretaria. Allí deberá enfrentarse con su primer (en esta película todo es lo primero) archienemigo, el doctor No, que pretende desviar la trayectoria de misiles que Estados Unidos lanza desde Cabo Cañavera, con la intención de destruirlos o lanzarlos hacia quién sabe dónde. Hay que destacar también la presencia de la (otra vez primera) belleza de la saga, Úrsula Andress, que con su salida desde el mar hacia la playa se convirtió en otro de los iconos más representativos de la franquicia.





DESDE RUSIA CON AMOR (Terence Young, 1963)
Bond se traslada a Rusia con el fin de investigar el robo de un descodificador que permite descifrar comunicaciones secretas que pueden poner en peligro el espionaje de los británicos al gobierno soviético.



JAMES BOND CONTRA GOLDFINGER (Guy Hamilton, 1964)
En esta ocasión 007 se enfrentará a Auric Goldfinger, un villano obsesionado con el oro que hace contrabando internacional y tiene un plan para desestabilizar la economía mundial.



OPERACIÓN TRUENO (Terence Young, 1965)
Aquí entra por primera vez una agencia de malvados enemigos que se enfrentará a los agentes 00 en más de una ocasión, Spectra. El plan de los villanos es hacerse con un bombardero y amenazar con destruir una ciudad de Estados Unidos con bombas nucleares a no ser que reciban cien millones de libras.



SOLO SE VIVE DOS VECES (Lewis Gilbert, 1967)
Bond viaja a Japón para desbaratar el nuevo plan de Spectra, que es enfrentar a Rusia y Estados Unidos tras haber secuestrado dos naves espaciales, una de cada país, cuando se encontraban en órbita. Destacar la aparición de un villano recurrente que es Ernest Stavro Blofeld, líder de Spectra, encarnado en el actor Donald Pleasence.



CASINO ROYALE (Varios directores, 1967)
Parodia de los films de James Bond que se inspira en la primera historia escrita por Ian Fleming sobre 007, en la que aparecen más de un James Bond y que cuenta con un reparto de lujo, con actores como David Niven, Peter Sellers, Woody Allen, Ursula Andress, Orson Welles, William Holden y muchos más. Bond debe detener a su propio sobrino, Jimmy Bond, que quiere usar armas biológicas para matar a todos los hombres que sean más altos que él y a la vez para hacer bellas a todas las mujeres y liarse con todas las que pueda. Para no perderse la gaita ametralladora.





007 AL SERVICIO SECRETO DE SU MAJESTAD (Peter Hunt, 1969)
Esta película es única en el universo Bond por dos razones, por un lado Sean Connery se había ido de la saga temporalmente, y fue sustituido por un tal George Lazenby en su primer papel cinematográfico. Y por otro, es la película en la que James Bond contrae matrimonio y pierde a su esposa a manos del malvado Stavros, que esta vez es interpretado por Telly Savalas. El plan del malo es utilizar una bacteria para acabar con toda la producción agraria del mundo. Ya ves qué cosas.



DIAMANTES PARA LA ETERNIDAD (Guy Hamilton, 1971)
En esta ocasión, el agente regresa de unas vacaciones en Francia cuando “M” le llama para recuperar unos diamantes que han sido robados. Y aquí vamos con el primero de los tres personajes especiales de la saga. “M” es el jefe de los agentes 00, que proviene también de la vida real, ya que uno de los jefes de Ian Fleming como agente secreto utilizaba la inicial “C” como nombre clave, una práctica que siguieron realizando otros mandatarios. En las novelas el personaje se llama Miles Messervy, de ahí la “M”, y en las películas dicho individuo fue interpretado por el actor Bernard Lee en unas 11 películas, seguido por Robert Brown en 4 y Judi Dench en las últimas entregas.



VIVE Y DEJA MORIR (Guy Hamilton, 1973)
Segundo cambio de rostro para James Bond, después de la esporádica aparición de Lazenby, dejando ya a Sean Connery en otros proyectos y tomando su lugar Roger Moore para las siguientes películas. Cuando tres agentes del servicio secreto son asesinados mientras investigaban una red de tráfico de drogas, Bond viaja a Nueva York para vigilar a un tal Mister Big y un diplomático llamado Katanga, que están involucrados en el asunto.



EL HOMBRE DE LA PISTOLA DE ORO (Guy Hamilton, 1974)
En esta ocasión, 007 deberá enfrentarse con el asesino a sueldo más peligroso que se ha encontrado, un hombre conocido como Scaramanga (interpretado por el gran Christopher Lee), al que llaman “el hombre de la pistola de oro”, que ha enviado a la agencia de Bond una bala con el 007 grabado en ella, lo que provocará un enfrentamiento continuo entre el agente y el asesino.



LA ESPÍA QUE ME AMO (Lewis Gilbert, 1977)
Cuando dos submarinos nucleares son secuestrados, el servicio secreto británico ha de contar con James Bond y con la ayuda de una agente rusa, que acabará por liarse con 007, como la mayoría de ellas. Aquí el villano es un magnate que pretende destruir a la civilización y construir un nuevo mundo en el fondo del mar.





MOONRAKER (Lewis Gilbert, 1979)
007 viaja al espacio y utilizar todo tipo de gadgets y vehículos, incluyendo una góndola motorizada en Venecia, para intentar atrapar al millonario Hugo Drax, constructor de una nave espacial llamada Moonraker que ha desaparecido. Su plan es lanzar un gas tóxico desde una base que lo esparcirá por todo el planeta, para acabar con la vida terrestre.



SOLO PARA SUS OJOS (John Glen, 1981)
Bond intentará recuperar un sistema de guía de misiles que dos empresarios quieren robar, a la vez que conocerá a otra bella mujer que busca venganza por el asesinato de sus padres. Como curiosidad, parte de la trama sucede en Madrid, donde 007 entrará en persecución con un Citroen 2CV en lugar de su clásico Aston Martin.



OCTOPUSSY (John Glen, 1983)
Uno de los agentes 00 es asesinado en Berlín Oriental, portando encima una copia de un huevo Fabergé, falsificado del original. El Servicio Secreto descubre que se han vendido varias piezas similares en poco tiempo, por lo que descubren una trama de los rusos, que intentan recaudar fondos para poner en marcha una conspiración que terminará en un conflicto nuclear. En todo este meollo entra Bond, como siempre, persiguiendo a los malos y haciendo edredoning con las chicas, especialmente con una misteriosa mujer conocida como Octopussy.



NUNCA DIGAS NUNCA JAMÁS (Irvin Kershner, 1983)
Sean Connery regresó puntualmente a la saga para hacer este remake de “Operación Trueno”, peleando de nuevo contra Spectra, la malvada organización dirigida por ese calvo que acaricia un gato, y que intenta apropiarse de misiles nucleares para chantajear al gobierno.



PANORAMA PARA MATAR (John Glen, 1985)
Regreso de Roger Moore para protagonizar su última película como 007, enfrentándose a un supuesto espía de la KGB que quiere dominar el mundo mediante microchips y provocando un terremoto que destruiría la falla de San Andrés y montaría la de Dios es Cristo. Además, Bond tendrá que lidiar con la horma de su zapato, una atractiva y peligrosa mujer letal interpretada por Grace Jones.





007: ALTA TENSIÓN
(John Glen, 1987)
El siguiente rostro del agente, ocupado por el actor Timothy Dalton, fue una especie de Bond de transición, ya que solo participó en dos películas, aunque se le había ofrecido el papel anteriormente, pero lo rechazó. Este Bond era más duro, oscuro y realista que el carismático Roger Moore, y sus villanos también. En esta primera aventura, un desertor de la KGB le contrata para que le proteja durante su estancia en Inglaterra, a donde ha ido para revelar las intenciones asesinas de un compatriota, pero Bond tiene sospechas de que el general miente, y con ayuda de la guapa chica de turno, una protegida del general, tratará de descubrir la verdad de todo el meollo.



ASÍ NACIÓ JAMES BOND (Don Boyd, 1989)
El título original de esta película es también “Goldeneye”, que es el nombre que Ian Fleming puso a la casa donde escribió todas las novelas del agente 007. La película enfoca la figura del escritor (por cierto, lo de Fleming debe venir de la que llaman flema británica) durante su etapa como soldado en la Segunda Guerra Mundial, sus romances y el período en que se inspiró y comenzó a crear las aventuras de Bond.



LICENCIA PARA MATAR (John Glen, 1989)
La segunda y última aventura de Timothy Dalton en la saga convierte la misión de 007 en un asunto personal, ya que el capo de la droga al que está investigando ha matado a un buen amigo suyo, y Bond, además de cumplir con su objetivo, también buscará venganza.



GOLDENEYE (Martin Campbell, 1995)
Seis años después de la anterior, y tras la renuncia de Dalton a seguir con el personaje, a pesar de que había firmado por tres películas y solo hizo dos, el nuevo rostro le correspondió a Pierce Brosnan, del que se consideró una causalidad que su primera película vista en cine fuese “Goldfinger” y que su primera esposa, Cassandra Harris, había sido chica Bond.

Para su debut, Pierce Brosnan convierte a 007 en un agente más conquistador que los anteriores, si es que lo era poco, y después de que las circunstancias internacionales a nivel político hayan cambiado, ahora la trama le lleva a intentar detener a un agente del MI6 que se ha aliado con un general renegado ruso para utilizar un arma llamada Goldeneye, capaz de disparar un pulso magnético que dejaría a la Tierra sin luz, y que haría caer todos los aviones del cielo, además de las clásicas escenas de persecuciones, esta vez con un tanque.



EL MAÑANA NUNCA MUERE (Roger Spottiswoode, 1995)
Un magnate de la comunicación pretende conseguir derechos para publicar en China, con el fin de provocar una guerra entre este país y Gran Bretaña hundiendo un buque de guerra inglés. La razón de hacer esto, como casi siempre, supongo que será el poder y el dinero. Pero Bond estará ahí para cargarse otra vez los planes del malo.





EL MUNDO NUNCA ES SUFICIENTE (Michael Apted, 1999)
Cuando un magnate del petróleo muere en un atentado contra el MI6, su hija Elektra hereda todos sus yacimientos petrolíferos. Bond se siente culpable por la muerte del magnate y se convierte en protector de Electra, ya que un asesino que no siente el dolor desde que una bala le entró en la cabeza y se le quedó allí, trata de vengarse por alguna razón malvada de esas.



007: CHICAS PARA LA ETERNIDAD (John Walkin, 2002)
Documental sobre las chicas Bond, desde Úrsula Andress hasta Halle Berry, que protagonizó “Muere otro día”, la última película sobre 007 realizada hasta ese año. Incluye entrevistas con varias de esas chicas, como las propias Úrsula y Halle, además de Honor Blackman, Maryam d'Abo, Jane Seymour, Maud Adams, Michelle Yeoh o Judi Dench, quien interpretó el papel de “M”, entre otras. Cabe hablar aquí también de Moneypenny, secretaria de M, que aparece en todas las películas del agente y que se supone secretamente enamorada de Bond, pero nunca expresa sus sentimientos. Mientras, Bond lo único que hace es entrar en la oficina de M, saludarla y lanzar su sombrero al perchero, colgándolo siempre al primer intento.



MUERE OTRO DÍA (Lee Tamahori, 2002)
Pierce Brosnan despidió a Bond en esta aventura en la que se enfrenta a un malvado hijo de un coronel coreano que planea unir a las dos Coreas para derrotar a Japón y después atacar a Estados Unidos, utilizando un satélite con el que puede usar la luz del sol como le plazca. ¿Sabes eso de que con una lupa y un rayo de sol puedes quemar una hormiga? Pues imagínatelo a nivel planetario. Además, queda para el recuerdo la aparición de Halle Berry como chica Bond, saliendo del agua del mar repitiendo como homenaje la escena de la primera chica Bond, Úrsula Andress.



CASINO ROYALE (Martin Campbell, 2006)
El último rostro que ha tomado 007, hasta el momento, porque parece que después de “Sin tiempo para morir” buscarán un nuevo actor, es el de Daniel Craig, que traslada las aventuras de Bond al principio, mostrándonos cómo fue su primera misión en esta especie de puesta al día del “Casino Royale” apócrifo (no sé si es correcta esta definición) que protagonizase Peter Sellers.

Este Bond es probablemente el más duro de todos, y su primer enemigo lo es tanto o aún más, Mads Mikkelsen interpreta a Le Chiffre, un banquero que maneja el dinero de los terroristas a nivel mundial y al que 007 deberá ganar en una partida de póker que se jugará en el Casino Royale. A recordar la escena de Bond en pelotas atado a una silla y Le Chiffre haciéndole cosquillitas en la entrepierna con un pedazo de nudo en una cuerda de esas que se usan para atar los barcos.





EL AUTÉNTICO BOND (Jane Armstrong, 2007)
Otro documental sobre la figura del agente 007, esta vez indagando en las fuentes de inspiración que pudieron dar lugar a la creación del personaje, centrándose en la historia de Dusko Popov, un doble agente serbio que trabajó para el MI5 durante la Segunda Guerra Mundial, y como sus historias y las de otros involucrados en la guerra se entrelazan con la ficción escrita por Ian Fleming.



QUANTUM OF SOLACE (Marc Forster, 2008)
Continuación de “Casino Royale”, en la que Bond se plantea una nueva misión como algo personal, después de haber sido traicionado por la mujer que amaba. El servicio de inteligencia investiga a un traidor del MI6 que pretende derrocar a un país sudamericano y controlar sus recursos naturales. Y como siempre, acción y chicas guapas. El tercer personaje que queda por referenciar en esta saga es Q, el líder del departamento de invenciones de la organización a la que pertenece 007 y el encargado de equiparle con gadgets y vehículos que casi siempre acaba destrozando.

Como anécdota, un breve repaso a algunos de esos gadgets: un cohete de espalda que funcionaba de verdad, al estilo Rocketeer, un cigarrillo que lanza un minicohete, una pelusa radiactiva con la cuál puedes localizar a cualquiera a quien le introduzcas la pelusa en el bolsillo, un anillo electromagnético que te asegura el premio gordo en cualquier máquina tragaperras, un reloj con una sierra y un imán incorporados, un bastón de esquí que dispara balas, unas gafas de sol con rayos x o una pasta de dientes que hace pum. Eso sin contar sus coches que pueden desde bucear hasta volar y llevan incorporadas ametralladoras, aceite para que el coche persecutor resbale, humo para despistar y hasta la capacidad de hacerse invisibles.



ER CONDE BOND 007 Y PICO (Benjamín Rausseo, 2012)
Comedia venezolana en la que un agente llamado Er Conde Bond 007 desaparece en una misión, así que su hermano gemelo se hace llamar Er Conde Bond 007 y pico, emprendiendo la búsqueda y rescate del agente perdido y enfrentándose a un asiático llamado Chichón Li, que pretende acaparar todos los alimentos del mundo.



SKYFALL (Sam Mendes, 2012)
Algunos asuntos de la jefa de Bond, M, vuelven para perseguirla, así que 007 tendrá que demostrar su lealtad defendiéndola, al tiempo que otro de esos malvados de la saga, esta vez interpretado por Javier Bardem, ataca el MI6.



FLEMING: THE MAN WHO WOULD BE BOND (Mat Whitecross, 2014)
Miniserie que cuenta la vida real de Ian Fleming, agente del servicio secreto británico al final de la Segunda Guerra Mundial, y que bien pudo haber sido un James Bond auténtico. Aunque no lo dice, quizá parte de las historias de 007 hayan sido inspiradas por situaciones que vivió durante su etapa como espía.





SPECTRE (Sam Mendes, 2015)
La última aventura de Bond estrenada antes de “Tiempo para morir” enfrenta al agente con su némesis por primera vez, el malvado Blofeld, de la organización Spectra, que apareció numerosas veces al inicio de la saga, en las películas que protagonizó Sean Connery. Aquí, Bond descubrirá que existe una misteriosa conexión entre él y el enemigo al que persigue. Como dato, Judi Dench fue sustituida por Ralph Fiennes en el papel de M, debido a algo que sucedió en “Skyfall” y que no voy a contar, por si alguien no vio la peli.



BECOMING BOND (Josh Greenbaum, 2017)
Documental ficcionado en clave de comedia que cuenta la historia real de George Lazenby, un mecánico de coches australiano que, sin haber actuado en su vida, se convirtió en James Bond para la película “007 Al servicio secreto de su majestad”.

Para terminar os dejo otro de los distintivos de la saga de James Bond, que son esos títulos de crédito llenos de siluetas femeninas y pistolas danzando por la pantalla a ritmo de canciones escritas expresamente para eso, que han sido interpretadas por cantantes como Tom Jones, Nancy Sinatra, Paul McCartney, Sheena Easton, Tina Turner, Sheryl Crow, Adele y el grupo Duran Duran entre otros. La de su nueva aventura la cantará Billie Ellish. Esta entrada corresponde a la película “Octopussy”, una de mis favoritas de la saga.





El próximo mes, si nada lo impide, hablaremos del movimiento LGTBIQ.





EL MONSTRUO DE LAS COOKIES
COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero



 

 

<<INICIO

  SIGUIENTE>>

SECCIONES

   
Cookies On Cookies COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero
Pase de Prensa PASE DE PRENSA
Maruja Bergman
BEHR BEHR
Nina Voorhees
La Senda LA SENDA
Julio González

 
COTN en Facebook SÍGUENOS EN
FACEBOOK

 

  
COOKIES ON THE NET
WWW.COOKIESONTHE.NET ES UNA REVISTA DE CINE DE ACCIÓN, TERROR Y CIENCIA FICCIÓN.
QUEDA PROHIBIDA LA REDIFUSIÓN TOTAL O PARCIAL DE SUS CONTENIDOS SIN PREVIO Y EXPRESO CONSENTIMIENTO
.
ESTE SITE TIENE ©1996 - 2021 ©FRANK PALACIOS 1996 - 2021