REVISTA SECCIONES COOKIETEKA STAFF  
 

 

   
COTN Nº255 DICIEMBRE 2021  
  COOKIES
ON
COOKIES
Francisco Molinero
 


HABLEMOS DE MUSICALES


Este mes se estrenan en los cines tres musicales, a saber: “Tengamos la fiesta en paz”, comedia española sobre una familia que se ha portado mal en Navidad, los hijos están hartos de la conflictiva relación entre sus padres y deciden encerrarles hasta que vuelvan a enamorarse; “Querido Evan Hansen”, adaptación de una obra ganadora de los premios Tommy y Grammy, con la historia de un estudiante de secundaria con trastorno de ansiedad que realiza un viaje de autodescubrimiento tras el suicidio de un compañero; y por último, “West Side Story”, remake del clásico sesentero que cuenta la historia de Romeo y Julieta en versión de bandas callejeras enfrentadas en un barrio marginal de Nueva York, esta vez con Steven Spielberg tras la cámara. Por supuesto, todo ello con muchas canciones y bailes por medio.

Por tanto, vamos a terminar este año, casi tan pésimo como el anterior, bailando y cantando, a ver si espantamos los males de una vez y el 2022 nos trae cosas buenas, que ya va siendo hora ¿sí o no? Pues a ello. Se considera el origen de los musicales a las obras europeas del siglo XIX conocidas como operetas o vaudevilles, que consistían en fragmentos de sketchs con canciones y bailes, actuaciones de acrobacia y números cómicos, y que han ido evolucionando hasta convertirse en historias con un argumento lineal salpicadas de música y bailes, porque a veces, las mejores emociones no se pueden expresar con palabras.

Y ya desde los años 20, los teatros fueron testigos de numerosas obras de este estilo que, tras la invención del cine, no tardaron en ser adaptadas a las pantallas. Y vamos a empezar directamente, levantándonos de las sillas, poniéndonos las zapatillas rojas (aunque esto no va de ballet), cogiendo los instrumentos musicales y saliendo a la calle a cantar, acompañados por la gente de los balcones y los paseantes que, de forma misteriosa, se saben todas las coreografías.

El listado que tenéis aquí corresponde a películas que, bien son adaptaciones de musicales, sean de Broadway o no, o bien han sido convertidas después en un musical, ya fuera en Broadway o no.

Empezando por las series de tv, tenemos varios títulos que intercalan historias cómicas o dramáticas con canciones y meneítos, ya sea un clásico como “Fama”, basada en la película de Alan Parker o su versión española, “Un paso adelante”, más otras como “Schmigadoon”, ·”Glee”, “Empire”, “The Get Down”, “Galavant”, “La extraordinaria playlist de Zoe”, “Mozart in the jungle”, “Nashville”, “Pose”, “High School Musical”, o muchas de las series que Disney emite en el canal Disney Plas Cataplás, repletas de jovencitos y jovencitas que luego graban discos y ganan montones de Grammys.

Y de ahí pasamos a la gran pantalla, vestida de faralaes con telón a lunares y lucecitas de colores para iluminar todos los musicales que se nos han venido encima y que repasamos a continuación. Que empiece la música (recomendable leer este artículo escuchando los temas There's not business like show business y That's entertainment).



LA MELODÍA DE BROADWAY (Harry Beaumont, 1929)
Aunque la primera película considerada sonora fue “El cantor de jazz”, el primer gran musical fue este, la historia de dos hermanas que quieren triunfar en Broadway cantando y bailando, y serán ayudadas por un hombre que terminará enamorándose de una de ellas. Obtuvo el Óscar a la mejor película en 1927. Desconozco si fue adaptada a teatro, pero al ser la primera, merece este sitio en la sección.



LA CALLE 42 (Lloyd Bacon, 1933)
Un productor de Broadway prepara un nuevo espectáculo a pesar de su mal estado de salud. Un ricachón que se enamora de la actriz principal se lo financia, aunque la actriz no le corresponde amorosamente, y al final la actriz se lesiona y es sustituida por una chica del coro que busca su gran oportunidad.





EL MAGO DE OZ (Víctor Fleming, 1939)
Todo un clásico de los musicales, que cuenta la historia de Dorothy, una joven de Kansas que un día es pillada junto a su perro Totó en medio de un tornado y trasladada “over the rainbow” al mágico mundo de Oz, donde conocerá a un espantapájaros sin cerebro, un hombre de lata sin corazón y un león cobarde, y juntos irán a visitar al mago del reino para conseguir sus deseos, siguiendo el camino de baldosas amarillas, mientras que la malvada bruja del oeste, que se considera ofendida por Dorothy, intentará ponerles difíciles las cosas.



UN DÍA EN NUEVA YORK (Stanley Donen y Gene Kelly, 1949)
Dos de los grandes protagonistas de musicales, el bailarín Gene Kelly y la voz de Frank Sinatra, encabezan el reparto de una historia sobre tres marineros que se toman un día de permiso fuera del barco para pasarlo en Nueva York, disfrutando y bailando.



MAGNOLIA (George Sidney, 1951)
Cuenta las vidas y amoríos de un grupo de personajes que viajan en un barco con teatro por el río Mississippi a principios del siglo XX.



CANTANDO BAJO LA LLUVIA (Stanley Donen y Gene Kelly, 1952)
Una estrella del cine mudo con fortuna y éxito conoce a una bella aspirante a actriz con la que quiere rodar musicales recién aparecido el cine sonoro, pero en medio de los dos se interpondrá la envidiosa reina del cinemudo Lina Lamont. Inolvidable el número musical de Gene Kelly con su paraguas bajo la lluvia y subido a una farola.



SIETE NOVIAS PARA SIETE HERMANOS (Stanley Donen, 1954)
Siete hermanos que trabajan de leñadores en su cabaña perdida en los montes ven cómo cambia su vida cuando uno de ellos se echa novia y se la lleva a vivir en la cabaña. Los otros seis hermanos deciden entonces bajar a la ciudad en busca de pareja, para acabar secuestrando a seis chicas y llevarlas también a la cabaña. No sé yo, catorce personas, muy grande tiene que ser esa cabaña. Pero nada importa porque todo son bailes y canciones.





OKLAHOMA
(Fred Zinnemann, 1955)
Una mujer quiere saber que el cowboy cantante del que está enamorada la valora como debe ser, y mientras tanto flirtea con el mayordomo de su rancho, que también la quiere solo para él.



EL REY Y YO (Walter Lang, 1956)
Adaptación de la novela de Margaret Landon en la que una institutriz inglesa acude al palacio de Siam, antiguo nombre de Thailandia, para educar a los hijos de un autoritario monarca. Un poco como en “Sonrisas y lágrimas” pero con más pompa y boato. Al mismo tiempo, el rey quedará cautivado por la personalidad de la institutriz y la convertirá en su confidente. Años después se realizó un digno remake con Jodie Foster, ya sin bailes ni canciones.



UNA CARA CON ÁNGEL (Stanley Donen, 1957)
Otro de los grandes nombres presentes en los musicales es el de Fred Astaire, que formó pareja bailarina en numerosas obras del género junto a la también legendaria Ginger Rogers. Aquí tiene como partenaire a Audrey Hepburn, él como un fotógrafo que busca una modelo especial y ella como la dependienta de una librería en París que reúne las condiciones que el fotógrafo necesitaba.



VIVIR DE ILUSIÓN (Morton da Costa, 1962)
Un charlatán se recorre diversos pueblos convenciendo a sus habitantes para formar una banda infantil con los niños que allí habitan. Pero en cuanto consigue el dinero para vestuario e instrumentos, desaparece sin dejar rastro. En uno de esos pueblos se las tendrá que ver con la profesora de música, que pondrá sus planes patas arriba.



MARY POPPINS (Robert Stevenson, 1964)
El clásico inolvidable de Disney que no podía faltar en este listado. Mary Poppins es una institutriz mágica que llega hasta la casa de los Banks para ocuparse de los niños cuando los padres están fuera. Ella les mostrará un mágico mundo lleno de canciones y dibujos animados, junto con un deshollinador que les mostrará los cielos de París desde el tejado. Además, aprenderán valiosas lecciones sobre la amabilidad, la compasión y todas esas cosas que Los Simpson destrozaron en su episodio basado en la película.



MY FAIR LADY (George Cukor, 1964)
La película original que se convirtió en el célebre remake “Pretty woman”, en la historia de un lingüista que encuentra a una vendedora de violetas harapienta y malhablada y hace una apuesta con un amigo: conseguir convertir a esa muchacha en toda una dama de alta alcurnia en tan solo seis meses. La versión de Julia Roberts y Richard Gere es un pelín diferente.




SONRISAS Y LÁGRIMAS
(Robert Wise, 1965)
Basada en la historia real de la familia Von Trapp, tiene de nuevo a Julie Andrews en el papel de otra carismática mujer como Mary Poppins, esta vez una novicia, a cargo de unos niños, esta vez los siete hijos de la familia, a los que enseña todo tipo de canciones, sufre por sus vidas y termina ayudándoles a huir cuando son perseguidos por los nazis.



CAMELOT (Joshua Logan, 1967)
La historia de la supuestamente mitológica vida del Rey Arturo y los Caballeros de la Tabla Redonda, cómo la reina Ginebra es conquistada por el caballero Lancelot y cómo el Rey Arturo, al descubrir la infidelidad de su esposa, destruye la mesa redonda que tanto le había costado en Ikea.



LOS PRODUCTORES (Mel Brooks, 1967)
Un productor teatral en la ruina se alía con un contable para estafar a señoras mayores y sacarles pasta con el fin de organizar una terrible obra musical, para hacer solo una representación y quedarse luego con el resto del dinero conseguido. Pero sucede que la representación es un éxito.



FUNNY GIRL (William Wyler, 1968)
Musical biográfico sobre la vida de la cantante y actriz Fanny Brice, que se convirtió en una estrella de los escenarios, a la vez que se muestra la relación personal con su segundo marido.



ÓLIVER (Carol Reed, 1968)
Adaptación llena de canciones y de bailes del clásico relato “Oliver Twist”, de Charles Dickens, sobre la vida de un joven chico huérfano que pasa de vivir en un orfanato donde es maltratado a trabajar para una banda de ladrones y terminar siendo acogido por una familia muy amable.





HELLO, DOLLY
(Gene Kelly, 1969)
El jefe de una tienda de alimentación está buscando una nueva mujer y Dolly Levi, una casamentera que interpreta Barbra Streisand, será la encargada de dicha labor.



LA LEYENDA DE LA CIUDAD SIN NOMBRE (Joshua Logan, 1969)
Un granjero de Michigan y un buscador de oro se alían para vivir aventuras en la ciudad de California, secuestrando prostitutas, invadiendo un teatro y sobre todo cantando y bailando. Inolvidable Lee Marvin y su “Wand'rin Star”.



EL VIOLINISTA EN EL TEJADO (Norman Jewison, 1971)
Otra mítica canción de los musicales fue el “If i were a rich man” que interpretó el actor israelí Topol, protagonista de esta historia en la que interpreta al cabeza de una familia judía con una vida sencilla de granjero, que pronto se verá afectado por la revolución contra la Rusia zarista.



UN MUNDO DE FANTASÍA (Mel Stuart, 1971)
Primera versión de la historia sobre Willy Wonka, interpretado por Gene Wilder, el propietario de una fantástica fábrica de chocolate donde habitan seres de fábula y a la que invita a cinco niños, que consiguen entrar gracias a unas invitaciones doradas que se encontraban escondidas entre millones de chocolatinas Wonka. El propósito de Willy es encontrar un sustituto para dirigir su fábrica. Pero los niños que no sean válidos sufrirán las consecuencias de su incorrecto comportamiento.



CABARET (Bob Fosse, 1972)
Inmortal título, inmortales canciones e inmortales Liza Minelli y Joel Grey, en la historia del Kit Kat Club, un cabaret de Berlín en los años 30, dominado por los nazis, y donde la gente acude para divertirse y olvidarse de todos los males que pululan por el exterior.



JESUCRISTO SUPERSTAR
(Norman Jewison, 1973)
Otro de los nombres imprescindibles del género musical es el de Andrew Lloyd Webber, creador de algunos de los espectáculos más famosos de la historia, y del que comentamos cuatro de ellos en este listado, El primero es, indudablemente, el más célebre y polémico, ya que narraba la historia de Jesucristo y su crucifixión desde una perspectiva hippie, alegre y colorista. Claro está, hasta el momento en que se lo cargan. Pero ha tenido al menos dos grandes versiones, aparte de la original, esta película y la versión española con el gran Camilo Sesto haciendo de Jesús. Y vaya vozarrón que tenía.



THE ROCKY HORROR PICTURE SHOW (Jim Sharman, 1975)
Una pareja regresa de una boda cuando una tormenta les avería el coche. Su búsqueda de refugio les lleva hasta un castillo en la que un extraño personaje, mezcla de travestí y doctor chiflado, intenta fabricar una especie de monstruo al estilo Frankenstein. Inolvidable actuación de Tim Curry en esta película considerada no una película de culto, sino LA película de culto.



GREASE (Randal Kleiser, 1978)
Legendaria historia de instituto que mitificó a John Travolta y Olivia Newton John en una pareja de enamorados que se conquistan a base de bailes y canciones que la mayoría de generaciones anteriores al reguetón recordamos y bailamos, empezando por el “akachúuuuu desbontuplayer”.



HAIR (Milos Forman, 1979)
El mismo Milos Forman de “Amadeus” nos llevó a la época hippie del amor libre y las flores en el pelo, con la historia de un campesino que va a alistarse en el ejército para luchar en Vietnam y se encuentra a un grupo de jóvenes alocados que se oponen a la guerra y celebran la vida entre bailes, canciones como la inmortal “Aquarius” y algún que otro porrete.



GRANUJAS A TODO RITMO (John Landie, 1980)
Otra película mítica que ha sido adapta a musical de carretera es la historia de los Blues Brothers, interpretados por el malogrado John Belushi (que fue sustituido en la secuela por su hermano James) y Dan Aykroyd, como dos hermanos que siempre visten de negro con gafas oscuras, e intentarán salvar el orfanato en el que se criaron haciendo conciertos para recaudar dinero a lo largo del país, y conociendo a grandes de la música como James Brown, Aretha Franklin o Ray Charles.




BODAS DE SANGRE
(Carlos Saura, 1981)
Aunque no es santo de mi devoción, he de reconocer que el baile más colorido y espectacular español es el flamenco, y ese baile es el leitmotiv que utilizó Carlos Saura para contar esta clásica historia escrita por Federico García Lorca, en la que se celebra una boda, pero la novia sigue enamorada de su antiguo amante, así que tienen una noche de amor loco y huyen juntos, perseguidos por el marido de la joven. Todo ello con mucho zapateado y guitarreo.



ANNIE (John Huston, 1982)
Un reputado musical sobre una niña huérfana que es seleccionada para vivir unos días en casa de un millonario, con el fin de montar una campaña publicitaria que mejore la reputación del tío con pasta. Pero el hombre se encariñará con la niña y le ayudará a buscar a sus padres auténticos. A destacar la canción “Mañana”, todo un clásico de los musicales.



¿VÍCTOR O VICTORIA? (Blake Edwards, 1982)
Una mujer llamada Victoria, que quiere triunfar en el teatro musical tiene una mala audición y busca un lugar donde quitar el hambre, conociendo a un individuo que la viste como un hombre llamado Víctor, y que empieza a tener gran éxito en los espectáculos para los que es contratada. El problema es que un propietario de cabarets se sentirá atraído por el hombre sin saber que es una mujer.



A CHORUS LINE (Richard Attenborough, 1985)
Espectáculo que muestra un casting de bailarines para un gran musical, con un estricto director de escena que irá eliminando a los menos válidos hasta quedarse con ocho de ellos.



LA TIENDA DE LOS HORRORES (Frank Oz, 1986)
Todo un éxito del cine y el teatro musical es la historia de un apocado dependiente de una floristería que se encuentra una pequeña planta carnívora a la que llama Audrey II, en homenaje a Audrey, la chica que le gusta, con la que empieza a tener éxito en su tienda. Pero la planta se alimenta de sangre humana, así que el joven le irá proporcionando cuerpos de personas malvadas para que pueda comer. Cuando se hace demasiado grande, ya será tarde para intentar detenerla.





HAIRSPRAY
(John Waters, 1988)
En los años sesenta, una joven se propone triunfar en el mundo del espectáculo, y consigue su sueño de convertirse en estrella al aparecer en un famoso programa de televisión. A pesar de estar algo gordita y no ser el estereotipo de chica de espectáculo, consigue la fama y la utiliza para reivindicar causas importantes. Destaca el papel de Divine que fue interpretado por John Travolta en el remake.



ALADDIN (John Musker y Ron Clements, 1992)
A pesar de la cantidad de películas animadas y musicales que Disney ha hecho, no todas ellas han sido adaptadas a musical de Broadway. Si lo han hecho algunas, como la historia de Aladdin, el intrépido joven que vive en una Arabia mágica, en la que descubre una lámpara maravillosa donde habita un genio que le concede tres deseos.



PESADILLA ANTES DE NAVIDAD (Henry Selick, 1993)
Fantástica obra animada de Tim Burton en su faceta de productor, realizada en stop motion, que nos presenta a Jack Skellington, el rey de Halloween, que vive en el mundo de las calabazas terroríficas y los monstruos, hasta que un día descubre la Navidad, se queda maravillado y decide adaptarla a su mundo halloweenesco, pero el resultado es un macabro desastre que su novia Sally intentará arreglar.



EL REY LEÓN (Rob Minkoff y Roger Allers, 1994)
Otra de esas magníficas obras animadas de Disney que se adaptó a musical, esta vez a uno de los más aplaudidos, que ha logrado más de 70 premios internacionales y ha sido visto por más de 90 millones de personas. Como todos sabréis, es la historia de Simba, un pequeño león que quiere seguir los pasos de su padre para convertirse en el rey de su territorio, pero su malvado tío Scar se deshace de su padre y le expulsa acusándole del asesinato. Simba, con ayuda de sus amigos Timón y Pumba tratará de volver para reclamar lo que le pertenece legítimamente, ya siendo un león grande y fuerte.



EVITA (Alan Parker, 1996)
Segundo de los musicales creados por Andrew Lloyd Webber que aquí figuran, basado en la vida de Evita Perón, una provinciana argentina que se convirtió en la Primera Dama de la República y fue querida por todo el mundo. El papel principal lo interpreta Madonna e incluye otra memorable canción de esas que nunca faltan en los grandes musicales, el emotivo “No llores por mí, Argentina”.





BILLY ELLIOT
(Stephen Daldry, 2000)
Billy Elliot es el hijo de un minero inglés que participa en una huelga y se enfrenta a menudo con la policía. El minero quiere que su hijo pequeño se convierta en boxeador, pero el chico queda asombrado tras ver una clase de ballet, por lo que decide aprender danza, a pesar del cabreo que puede tener su padre por ello.



MOULIN ROUGE (Baz Luhrmann, 2001)
Esta es la historia de una bella cantante y bailarina que actúa en el Moulin Rouge, en el París bohemio de 1900. Allí se debate entre el amor de dos hombres, un escritor y un duque, mientras trata de conseguir su sueño de ser actriz. Todo ello regado por las románticas canciones de Nicole Kidman y Ewan McGregor.



CHICAGO (Rob Marshall, 2002)
Otro gran nombre de los musicales es el de Bob Fosse, coreógrafo norteamericano, director de películas del género como la ya comentada “Cabaret” y “All that Jazz”, también creador de “Chicago”, la historia de dos mujeres que compiten por ser las reinas del espectáculo en los años 20, haciendo lo que sea por conseguirlo, incluso matar.



EL FANTASMA DE LA ÓPERA (Joel Schumacher, 2004)
Tercer título de Andrew Lloyd Webber, esta vez adaptando la novela de Gastón Leroux que fue llevada a Broadway con una magnífica Sarah Brightman. Escuchad el disco del musical, merece la pena. Cuenta la historia de un individuo que vive oculto tras una máscara en el teatro de la Ópera de París, y que se enamora de una bailarina a la que tratará de enseñar a ser la mejor cantante, para que pueda protagonizar el próximo espectáculo del teatro, teniendo que matar para ello si hace falta.



RENT (Chris Columbus, 2005)
Adaptación de una ópera rock con 4 premios Tony y un premio Pulitzer al libreto, sobre un grupo de jóvenes bohemios que viven en un barrio de Nueva York y tratan de alcanzar el éxito mientras luchan contra la pobreza y el SIDA.





DREAMGIRLS
(Bill Condon, 2006)
Es la historia de tres mujeres que forman un trío musical, al que un agente contrata para hacer coros a un famoso cantante, aunque pronto intentará controlar su aspecto y su estilo, haciendo que una de ellas destaque más que las otras dos. Las chicas pronto descubrirán que la fama y la fortuna tienen un precio muy alto. Pues yo quiero saber cuál es ese precio, que alguien me dé fama y fortuna, plis. Sobre todo fortuna. Y no hablo de tabaco.



SWEENEY TODD, EL BARBERO DIABÓLICO DE LA CALLE FLEET
(Tim Burton, 2007)
Otro musical de Broadway que Burton adaptó a su estilo gótico-tétrico-tántrico-pétrico-fálico que diría Dani Rovira. Su habitual Johnny Depp interpreta a un barbero que busca venganza por hechos ocurridos en el pasado, y se asocia con una panadera para matar gente en su barbería y convertirlos en empanadas en la panadería. Empanadas que le gustan a la gente. Y todo eso con música, canciones y bailes. Fíjate tú.



¡MAMMA MIA! (Phyllida Lloyd, 2008)
La primera de dos películas que adaptaron el exitoso musical basado en la discografía del mítico grupo sueco Abba, contando la historia de una joven a la que su madre rebelde y separada de su marido, nunca ha querido decir quién es su padre. Cuando ella investiga por su cuenta, se encuentra conque hay tres hombres que podrían serlo. Y de fondo las canciones “Chiquitita”, “Waterloo”, “Money, money, money”, “The winner takes it all” y, por supuesto, “Mamma mía”.



LA ERA DEL ROCK (Adam Shankman, 2012)
Tom Cruise, Catherine Zeta Jones y Alec Baldwin, entre otros, protagonizan esta adaptación del musical de Broadway que se ambienta en Los Ángeles y en el año 1987, cuando un aspirante a cantante rock y una chica que trabaja en el mismo club que él, se enamoran y tratan de evitar que unos empresarios lo echen abajo. Obviamente, el rock estará presente a cada paso.



LOS MISERABLES (Tom Hooper, 2012)
Para mí, el mejor de todos los musicales que hay en esta lista, adaptado de la novela de Víctor Hugo. Una versión emotiva, hipnótica y alucinante desde la impresionante primera escena del barco, que me dejó despierto desde la una de la mañana hasta que terminó, sin poder cerrar los ojos ante tanta maravilla. Es más, el día siguiente me lo pasé cantando.

Todos los intérpretes están geniales, principalmente Hugh Jackman y la belleza de Samantha Barks, que se come la pantalla.

Cuenta la historia de Jean Valjean, un ex presidiario que es perseguido constantemente por el policía Javert, a la espera de que cometa otro delito para volver a encerrarle, mientras a su alrededor varios personajes van mostrando sus vidas, con más sufrimiento que otra cosa, todo ello ambientado en la Francia del siglo XIX. De imprescindible visionado.





LA LA LAND
(Damien Chazelle, 2016)
La película que fue desbancada por “Moonlight” del escenario de los Óscars como mejor película, aunque eso sí, se llevó otros 6 premios, es la historia de un hombre y una mujer que se ganan la vida como pueden mientras buscan alcanzar el estrellato, pero esa persecución del éxito puede que termine separándoles.



CATS (Tom Hooper, 2019)
Cuarto espectáculo de los muchos creados por Andrew Lloyd Webber, que esta vez se centró en adaptar el libro de poemas humorísticos de T.S. Eliot sobre psicología felina, titulado “El libro de los gatos habilidosos del viejo Possum”, y no es más que la historia de un grupo de gatos callejeros llamados los Jellicle, que cantan sobre sus alegrías y penas mientras deciden cuál de ellos renacerá al llegar un nuevo día. Como en cada musical de Andrew Lloyd Webber hay, al menos, una canción que ha pasado a la historia, y esta vez es el clásico “Memory”, toda una maravilla.



HAMILTON (Thomas Kail, 2020)
Lin-Manuel Miranda es un compositor, letrista, actor, cantante, dramaturgo, productor y fontanero en los ratos libres, que conoceréis probablemente aquellos que hayáis visto las dos primeras temporadas de “La materia oscura”, en el papel del aventurero Lee Scoresby. Bien, pues dos de sus musicales han sido adaptados al cine. El primero es la historia de Alexander Hamilton, uno de los fundadores de los Estados Unidos, a través de géneros como el hip-hop, el jazz, el rythm and blues y la comedia musical.



EN UN BARRIO DE NUEVA YORK (Jon M. Chu, 2021)
El segundo de estos musicales trata sobre los vecinos de un barrio neoyorkino y sus avatares cotidianos, como el dueño de una bodega que desea regresar a su país natal, la República Dominicana, una anciana que es considerada por muchos como la abuela del barrio, o una joven que regresa después de mucho tiempo con noticias inesperadas para sus padres.




Y hasta aquí la clase de baile y canto. Podéis descansar y pesaros en la báscula, seguro que habéis perdido unos cuantos kilos. Como curiosidad añadida, aquí va un fragmento de uno de los musicales más peculiares que se han hecho. Podéis buscar info sobre otros como el de “Jekyll y Hyde” o el de “Mortadelo y Filemón”.




Así nos despedimos hasta el próximo comienzo de 2022, que me parece una cifra mucho más bonita de lo que me parecía el 2020 y el 2021. Veremos si mis expectativas de mejoría sobre este año se cumplen. Más vale que sí. El próximo mes, si nada lo impide, empezaremos otros 365 días hablando de Patricia Highsmith.





EL MONSTRUO DE LAS COOKIES
COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero



 

 

<<INICIO

  SIGUIENTE>>

SECCIONES

   
Cookies On Cookies COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero
Pase de Prensa PASE DE PRENSA
Maruja Bergman
BEHR BEHR
Nina Voorhees
La Senda LA SENDA
Julio González

 
COTN en Facebook SÍGUENOS EN
FACEBOOK

 

  
COOKIES ON THE NET
WWW.COOKIESONTHE.NET ES UNA REVISTA DE CINE DE ACCIÓN, TERROR Y CIENCIA FICCIÓN.
QUEDA PROHIBIDA LA REDIFUSIÓN TOTAL O PARCIAL DE SUS CONTENIDOS SIN PREVIO Y EXPRESO CONSENTIMIENTO
.
ESTE SITE TIENE ©1996 - 2021 ©FRANK PALACIOS 1996 - 2021