REVISTA SECCIONES COOKIETEKA STAFF  
 

 

   
COTN Nº234 ENERO 2020  
  PASE
DE
PRENSA
Maruja Bergman
 
 
 

ALIENS MARINOS Y MUCHA GUERRA


Comenzamos el año con estrenos que van así, como de tapadillo y con prisas, como si las propias productoras no confiaran en sus productos, que algunas veces es así pero otras muchas no.

La semana pasada se estrenó la nueva película de Clint Eastwood que como siempre es impecable en todo pero que a mí, personalmente, muchas de sus películas me parecen postales con las que el espectador no termina de identificarse. No es lo mismo disfrutar de una batalla espacial que ver la postal de una batalla espacial.

Con Richard Jewell, con guion de Billy Ray inspirado en el artículo de Marie Brenner, estamos ante uno de esos BEHR (Basado en Hechos Reales) como en nuestra sección, que intenta dar un mensaje de ética al sensacionalismo (la prensa sensacionalista) y además mezcla varios géneros como el melodrama, las películas de juicios, el mundo contra mí e incluso se le ocurre coquetear con la comedia.

Se deja ver, pero no cambiará tu vida conocer la historia de Richard Jewell. Hay otras vidas anónimas muchísimo más interesantes que la de Richard Jewell. Si ves esta película a las 4 de la tarde de un domingo en el sofá, comienzas a roncar a los 20 minutos.

The grudge (La maldición) es otra de esas películas que nadie pidió pero que aún así se han realizado por contentar a vete tú a saber. No era necesario rodar nada más sobre este argumento. Y mucho menos intentar travestir la iconografía de esta serie nipona en iconos americanos porque no, simplemente no.

Lo que tiene Nicolas Pesce de buen director, digamos de escena, porque hasta los actores parecen dejados a su libre albedrío, no lo tiene como guionista y esas carencias y disparates luego las sufre el espectador. O sea, nosotros.

En esta película ni rotulando en pantalla los flashbacks funciona este esperpento y desesperado intento de sacar más dinero de algo que ya se agotó hace una década. Si ya en 2004 Sam Raimi (y otros productores) le clavaron una estaca a esta serie con El grito (The grudge), ahora con The grudge (La maldición) Raimi arrastra este cadáver andante para que le dé el sol y convertirlo en cenizas que se las llevará el viento. Una forma mediocre de cerrar una serie en manos de los americanos.

El Faro de Robert Eggers, que además es guionista junto a su hermano Max hacen lo que podría ser una obra maestra sin argumento.

Sé que muchos críticos hablan maravillas de ella, de lo bien que están Willen Dafoe y Robert Pattinson quien en momentos devora con patatas a Dafoe. Ellos están soberbios, la fotografía en blanco y negro es un acierto. Un campanazo a esta historia desgarradora y truculenta de dos hombres que se abren en canal (metafóricamente) el uno ante el otro… pero no hay una historia de fondo que sostenga eso, a parte del faro, que en esta ocasión hará de purgatorio o infierno para ambos.

En los guiones debe existir un planteamiento (la llegada de Pattinson para sustituir a Dafoe), un nudo (ellos dos siguen hablando) y un desenlace (con ellos dos aún hablando). No hay nada más. No hay un “Debemos tener el faro encendido porque si se apaga la luz llegará un monstruo pulposo a comernos” o cualquier otro argumento que tenga al espectador atado por conocer qué va a pasar, además de estar oyendo a dos hombres que no paran de rajar, tirarse pedos y realizar actividades mecánicas. Quiero más argumento para esta historia, y en la película no está. Podría ser perfectamente una obra de teatro con dos hombres hablando durante dos horas, pero gracias al TALENTO de Robert Eggers que nos arrastra y nos hace pelarnos de frío y mojarnos con el mar, no puedo decir que es una obra de teatro.

Habrá gustado a muchos, pero a mí me defraudó. Si no fuera por el director y los actores que dan cuerpo al relato hasta atraparte arrancándote la respiración para luego practicarte una maniobra de Heimlich, esta película sería un soberano coñazo.

1917 de Sam Mendes es una película que hay que ver sólo para rebanarte los sesos intentando descifrar cómo lo ha hecho Mendes o los cámaras para mantenernos en tensión en este eterno plano secuencia con intermedio.

Esta cinta bélica es para el espectador sumergirse en la historia. Una experiencia de inmersión en aquel horror. Funciona en todos los aspectos, ya que a parte de una buenísima historia y un desarrollo de la misma que no deja al espectador dormirse, desarrolla tan bien a sus personajes que incluso te apetecería conocer más o quedarte algo más de tiempo con algunos de ellos.

Esto no es Dunkerque. En aquella película la premisa era salvar el tipo llevándote a cuantos puedas por delante. En 1917, como en las guerras, hay decisiones de vida o muerte, para el otro o para ti, y está muy bien reflejado en esta historia. Está muy bien que no hayan querido mostrar un relato antibelicista, sino un relato bélico, porque estamos en una guerra. Eso da más fuerza a la historia y a los personajes.

Lo que no me ocurrió con Dunkerque, que me dejó igual de fría al salir del cine, no me ha ocurrido con 1917. Aquí conectas más con sus personajes, y sientes con ellos el aliento de la muerte.

Sólo por el director, los actores, la fotografía, el montaje y el ritmo será una de las grandes triunfadoras en la próxima ceremonia de los Oscar. Incluso diría que podría estar nominado el guion escrito por Mondes y Krysty Wilson-Cairns, que no es muy conocida (por si nombre) pero sí por sus trabajos en Penny Dreadful, en la que participó junto a sus compañeros de guion en el desarrollo de 9 episodios y escribió dos de ellos. Sabremos más de su trabajo a finales de año, en septiembre, con el estreno de la película Las night in Soho, película de Edgar Wright, con quien coescribió el guion.

1917 es la película que se irá calentando a fuego lento en la BBQ a la espera del aluvión de nominaciones a los Oscar que le caerán. Y se llevará muchos. No lo dudéis.





A final de mes llegará la esperadísima Underwater a la que sé que muchos queréis echarle el diente para destrozarla por muchos motivos, aunque en realidad son dos los importantes: por parecerse mucho a un plagio bajo el agua de Alien el 8 pasajero y por Kristen Stewart.

Vamos, antes de nada a aclarar algo: Underwater es una buena película de serie B que pese a sus fallos consigue que los 95 minutos pasen volando y el espectador esté atento a la pantalla desde el minuto  hasta el final.

Es cierto que las referencias a Alien el 8 pasajero están flotando durante todo el metraje y hay guiños a esa cinta. Incluso sale un abrazacaras, pero dándole una vuelta.

Es cierto, también, que Kristen Stewart es una actriz con pocos recursos. Por ejemplo, en situaciones graves se rasca la cabeza, y en las muy graves se rasca la cabeza y la nuca. Tampoco ayuda tanta cámara lenta para ver su sufrimiento, como tampoco ayuda los primerísimos planos para ver sus ojazos y cejas super perfiladas, como tampoco, como feminista, ayuda verla semi en bolas durante media película. Es cierto que también andan otros personajes medio vestidos, pero ella es la prota, y volviendo a Alien a la Weaver la vimos en bragas y sujetador al principio y al final de la película.

Pero regresando a la película, y pese a estar justita de efectos especiales se crece gracias al tono de claustrofobia, metiendo la cámara dentro de los trajes cuasi de manga japonés fantástico de buceo para poder andar a esa presión.

Toda esa atmósfera y tensión está muy bien conseguida, y ahí hay que aplaudir a William Eubank quien ya hizo un trabajo magistral, y muy de cine independiente en sus películas Love y La señal, ambas con pósteres donde los protagonistas llevan trajes de astronautas, como en esta, que son como astronautas submarinos.

Pegas de guion o de planteamiento, lo tenemos desde el inicio. Nada más comenzar tenemos el nudo. Salir con vida a la superficie porque todo se va a la mierda. No hemos conocido a los personajes. La acción comienza con la catástrofe y un grupo de desconocidos, que aparece en pantalla con cuentagotas, reaccionan a lo que sucede en esa estación submarina. Prácticamente se deja arrastrar por la acción y les conocemos por sus reacciones, no por cómo son. No por ellos mismos porque son gente que no conocemos de nada.

Otro tema es la voz en off de la Stewart, que oímos en contadas ocasiones, pero que sobra.

Al igual que sobran algunos decorados, simplemente por lógica, por ejemplo, los baños y duchas. No puedes mostrarme un baño normal, cuando estamos a varios kilómetros bajo el agua, sometidos a unas presiones brutales y en una estación que, aunque esté anclada en el fondo marino, la mayoría flota. Ponme un baño metálico, con rejas, tuberías, esas cosas tipo Alien, y no un baño con AZULEJOS. No, querido Eubank. No mandas a una cuadrilla de obreros a que den cemento y pongan cemento, losetas y una lechada en las paredes para que quede bonito. Eso no te lo harían ni los hermanos gemelos Scott.

Esto, que podría parecer una tontería, saca al espectador de la película porque está viendo un decorado de la superficie, y no de una fosa abisal, como se ve en otros planos con pasillos que sí te crees, porque recuerdan al interior de un submarino o al centro de control de la Nostromo de Alien.

El resto de actores es muy funcional dentro dela historia tirando de los estereotipos de este género. Algunos ni sabemos quiénes eran porque mueren con una explosión en el minuto 1 de la película, pero poco nos importa porque lo que mola de esta cinta es el rollo supervivencia y descubrir qué narices hay ahí abajo, nadando por fuera del recinto. De esta parte no os contaré nada porque debéis disfrutarlo.

En resumen, sin ser original, consigue atraparte 90 y tantos minutos. Luego sales a la calle y te olvidas de ella. Y repito. No es una mala película. Hemos visto cosas muchísimo peores estrenadas en verano, pero si es verdad que Underwater, una película que se rodó en 2017 y que se estrena ahora, no tiene demasiada confianza por su productora Fox, ahora Disney, que se la ha quitado de encima en unas fechas donde las productoras se quitan de encima sus peores productos. raras.





Y estas son mis recomendaciones, queridos. Demasiadas fiestas, demasiado azúcar y demasiado alcohol. Bienvenidos al 2020 y hasta el próximo mes.

No sé si os habréis dado cuenta, pero hemos comenzado el año con la parejita de Crepúsculo ya viviendo sus carreras en solitario…




PASE DE PRENSA
Maruja Bergman



 

 

<<INICIO

  SIGUIENTE>>

SECCIONES

   
Cookies On Cookies COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero
Pase de Prensa PASE DE PRENSA
Maruja Bergman
Rated R RATED R
Diego Sánchez
BEHR BEHR
Nina Voorhees
La Senda LA SENDA
Julio González

 
COTN en Facebook SÍGUENOS EN
FACEBOOK

 

  
COOKIES ON THE NET
WWW.COOKIESONTHE.NET ES UNA REVISTA DE CINE DE ACCIÓN, TERROR Y CIENCIA FICCIÓN.
QUEDA PROHIBIDA LA REDIFUSIÓN TOTAL O PARCIAL DE SUS CONTENIDOS SIN PREVIO Y EXPRESO CONSENTIMIENTO
.
ESTE SITE TIENE ©1996 - 2020 ©FRANK PALACIOS 1996 - 2020