REVISTA SECCIONES COOKIETEKA STAFF  
 

 

   
COTN 230 SEPTIEMBRE 2019  
  PASE
DE
PRENSA
Maruja Bergman
 
 
 

ESTE NO ES NUESTRO PENNYWISE


Comenzamos el mes con una de las películas más esperadas del año: It. Capítulo 2, en la que aquellos niños que conocimos en It, 27 años después regresan a Derry para enfrentarse una vez más con sus terrores y poner fin a las andanzas del payaso asesino Pennywise.

Bueno… ya sé que todos la esperábamos como agua de mayo, pero, aún siendo una buena película, ni de lejos está a la altura de la anterior dirigida también por Andy Muschietti y guion de Chase palmer, Cary Joji Fukunaga y Gary Dauberman. De este trío sólo ha quedado Dauberman, un guionista que sabe manejar el género, pero que no es bueno. O no es del todo bueno. Sí hizo un trabajo correcto tirando a superior con la serie de La Cosa del Pantano, que es maravillosa, pero que también tenía sus bajones de guion, Además ha trabajado en películas como Annabelle vuelve a casa, Annabelle: Creation, La monja (ese horror infecto) y Annabelle, entre otras.

Pero un hecho que no tiene discusión, es que ni de lejos, es ponerle a la misma altura de Cary Joji Fukunaga, creador, director y guionista de series como True Detective, El alienista o Maniac. Repito: es imposible que Dauberman pueda estar a su altura.

De él, de Gary Dauberman son los momentos más ridículos de la película, con su sello personal de poner un chiste o una broma después de un momento de poner los pelos de punta. Eso no es cine de terror, eso es bajar el listón a las series de terror juveniles donde los chicos y chicas guapos no se manchaban de sangre.

También Dauberman es el culpable de que la trama vaya como un conductor borracho haciendo eses durante la historia. Nadie sabe dónde va, pero le ponemos unos encuentros con Pennywise para aterrorizar a la audiencia, un chiste y vuelta a empezar.

Esta tónica la encontraréis repitiéndose una y otra vez durante toda la película de dos horas y cuarenta minutos.

No olvidéis hacer pis antes de entrar a la sala.

Pero no todos los fallos son del guion o del guionista, también hay un derroche de efectos especiales que aplastan al miedo o al terror ante lo que estamos viendo. En la anterior se jugaba mucho con los trucos de cámara hechos en el mismo set de rodaje, a los que luego le colocaban un poco de CGI imperceptible y todos gritábamos en la sala.

Yo lo hice dos veces y casi mato de un susto al de al lado porque soy de las que gritan antes del susto.

Todas estas reiteraciones de la trama y sustos de CGI (no todos buenos o bien elaborados) hacen que It. Capítulo 2 no sea lo que esperábamos de ella.

Sí tiene una dirección y puesta en escena maravillosa. Andy Muschietti es un director sublime, y aunque los actores, infantiles y adultos no estén demasiado bien en algunos momentos, hace lo imposible para que lo estén. Ya lo veréis en la película, porque son momentos que cantan bastante. Que se nota que los actores van un poco a su bola.

Otro punto a su favor es la música de Benjamin Wallfish, mismo compositor de la anterior que sabe meternos en la historia y tenernos con ese puntillo de miedo a lo que vayamos a encontrar en el siguiente plano… pero no ayudan los chistes o un guion que divaga y al que le habría hecho falta cortar varias secuencias aquí y allá, para que no veamos “restos de una edición extendida de It que no se utilizaron en It ni en la edición en DVD.

No os cuento más para no destripar, pero esto también lo notaréis, y notaréis cómo en esos momentos parece que alguien pisa el freno de la narración. Es como si la historia se estuviese desgastando en “confeti Thanos”.

Pese a todo, el final es muy emotivo, se os escapará una lagrimilla, porque repito, Muschietti es un monstruo dirigiendo, pero todo lo anterior, algunas visiones bizarras que dan más asco que miedo (si quieres enseñarme algo que asuste, hazlo, pero no me enseñes algo asqueroso o repulsivo porque eso no es miedo).

En It nos creíamos lo que estaba pasando. Nos creímos a aquellos críos aterrorizados. En It. Capítulo 2 nos cuesta muchísimo conectar con los adultos, y cuando volvemos a ver a sus versiones infantiles, disfrutamos de ese momento, pese a que frene la historia.

¿Qué es lo que sacamos de bueno con esta película? Que no habrá It. Capítulo 3 ni borrachos. Mi corazón se divide entre una entretenida película de terror (y ya), o una mala película de terror si la comparo con la anterior.

Luego llegará Ad Astra de James Gray, de quien os habla Julio González en La Senda (SEC5), otra película muy esperada, con duración de algo más de dos horas para esa épica espacial del rencuentro de un hijo con su padre. El tema no es tan feliz como parece, ya que el padre partió hacia Neptuno 30 y pico años antes, y por lo visto la investigación que iba a realizar a provocado algo que pone en riesgo a todo nuestro sistema. No sólo busca salvar a su padre, sino a la Tierra.

Lo primero que os diré de ella es que la fotografía de Hoyte Van Hoytema, director de fotografía de Christopher Nolan en varias producciones como Interstellar y se nota mucho esa visión y planificación “nolaniana”. La música de Max Richter también está a la altura del trabajo que hizo Hans Zimmer, salvando las distancias. Ambas partituras para ambas películas encajaban como un guante hecho a medida. Y otra gozada de la cinta, aparte de verla en pantalla grande que es una experiencia en todos los sentidos. No me cansaré de decir que…. No veáis screeners de cine que circulan por internet. Eso no es ver la película. Eso es perder 90 minutos de tu vida viendo algo en calidad de mierda que jamás será un buen recuerdo. No lo hagáis. En serio.

Y ahora vamos con la película de Gray, que tiene mucha afinidad con su anterior producción Z, la ciudad perdida, porque es una historia que podría haberla escrito Burrows, Isaac Asimov, con un estilo narrativo que se podría comparar con 2001: Una odisea del espacio de Kubrick o incluso con Solaris la de Tarkovsky del 74, no el mal remake que hizo Soderbergh (director que me vuelve loca) en 2002. También se vislumbran toques de Apocalypse Now de Coppola en el personaje que interpreta Tommy Lee Jones, como interpretó Marlon Brando en la película de Coppola, y ese toque de aventura a lo Joseph Conrad (El corazón de las Tinieblas, novela).

Todo este cóctel explosivo te lo muestra como una bofetada en la primera secuencia. Una forma de dejar bien claro quién será el protagonista absoluto en ese viaje hacia el conocimiento y el espacio más infinito y a la vez solitario en el que perderse. La máxima del relato sería que debes perderte para encontrarte, para poder ver en tu interior.

Aunque la película tiene sus momentos de acción muy planificados y espectaculares, es una película lenta, con mucha carga filosófica o cine metafísico tendiendo al drama. No al drama de Gravity porque en esa cinta todo eran putadas y el espectador no paraba de sufrir. Sino al viaje, a la vida, al yo. Es la historia universal. El mayor drama es el drama doméstico. El que produce la propia familia.

No es una película lineal que te lleve al esperadísimo clímax final. Hay momentos que divaga, que se ralentiza (tenéis que poner algo de vuestra parte para engullirla), y que me ha recordado al personaje traumatizado de First Man, con ese Neil Marmstrong interpretado por Ryan Gosling poniendo su cara de siempre. Pues esto mismo, pero con Brad Pitt.

Os sorprenderá mucho el final, y quizá algo más espesa que Interstellar. Así que, si no te gustó esta, imaginad algo más intensito, lento y dudoso… pero no por ello deja de ser la mejor película de ciencia ficción que he visto, hasta ahora, de este 2019. Muy, muy, muyyyy recomendable.

Otros estrenos interesantes del mes, y que no hemos visto aún son: Dowton Abbey, colofón final para la serie de televisión, que contará con el mismo creador y guionista de la serie (Julian Fellowes) y con un director algo irregular como es Michael Engler entrenado en las series televisivas cómicas.


Para los amantes del terror y de los personajes rotos y muy desquiciados, y con mucho retraso en llegar a nuestros cines, llega Ghostland de Pascal Laugier, mismo director de El internado, Martyrs (la original de 2008, no el remake) y El hombre de las sombras, una película algo fallida, pero que contenía un argumento muy bueno.

Estamos en el terreno de las invasiones en casa, pero con algún que otro giro de guion sorprendente y con momentos de poner los pelos como escarpias. Esta historia sí sería para una buena pesadilla de dar miedo, de sucedernos en la vida real.

Y para final de mes veremos la quinta entrega de Rambo, Rambo: Last Blood dirigida por Adrian Grunberg, director de Vacaciones en el infierno (Get the gringo) y en capítulos de la serie mexicana Aquí en la Tierra.

El guion está escrito a cuatro manos por el propio Sylvester Stallone y Matthew Cirulnic, creador y guionista de series como South Beach y Absentia, con los personajes creados para la primera película de la saga, escrita por David Morrell.

Para los fans de personajes raros, os puedo contar que el guionista David Morrell no es guionista. Acorralado es una novela suya y lleva cobrando pasta por este personaje desde la primera película y vídeo juegos. Por el contrario, Sylvester Stallone ha sido guionista del 99.9% de las películas en las que ha trabajado.
Flipante, ¿no?

De lejos, el argumento de Rambo: Last Blood podría pertenecer a cualquier película Disney. Una nieta se va de fiesta y termina perdida al cruzar la frontera con México. Su abuelito va a buscarla. Claro que estamos hablando de John Rambo, un yayo que tiene ya las pelotas esculpidas por cabronazos que aparecieron en su vida y que terminaron muertos a manos suyas.

En la película, en lugar de cantar tendremos tiros y palizas cuerpo a cuerpo en esta peli de venganza final.

No la hemos visto, así que no te puedo decir si Sylvester está bien psicológicamente tras matar a toda esa gente del trailer. Eso lo veremos en la sala de cine.

Bueno, y eso ha sido todo por mi parte este mes. Volveremos en octubre con el que será el otro estreno del año más esperado Joker de Todd Phillips que tras esa ovación de 9 minutos en el Festival de Venecia.

¡Nos vemos en octubre, queridos!




PASE DE PRENSA
Maruja Bergman



 

 

<<INICIO

  SIGUIENTE>>

SECCIONES

   
Cookies On Cookies COOKIES ON COOKIES
Francisco Molinero
Pase de Prensa PASE DE PRENSA
Maruja Bergman
Rated R RATED R
Diego Sánchez
BEHR BEHR
Nina Voorhees
La Senda LA SENDA
Julio González

 
COTN en Facebook SÍGUENOS EN
FACEBOOK

 

  
COOKIES ON THE NET
WWW.COOKIESONTHE.NET ES UNA REVISTA DE CINE DE ACCIÓN, TERROR Y CIENCIA FICCIÓN.
QUEDA PROHIBIDA LA REDIFUSIÓN TOTAL O PARCIAL DE SUS CONTENIDOS SIN PREVIO Y EXPRESO CONSENTIMIENTO
.
ESTE SITE TIENE ©1996 - 2019 ©FRANK PALACIOS 1996 - 2019